7 Beneficios Que Desconocías Sobre La Importancia De Respirar Por La Nariz

Esta semana tuve ganas de trotar un poco por la arena, así que fui a la playa y comencé con la faena. En mi recorrido vi a una mujer de mediana edad que de pronto se detuvo y llevó sus manos a los muslos en señal de cansancio, respiraba copiosamente, a pesar de que la velocidad de trote que llevaba no era muy exigente.

Me acerqué a ella para ver si se encontraba bien y noté que le costaba respirar, con palabras entrecortadas me dijo que se había mareado y que le faltaba el aire. Entendí  que estaba hiperventilada por el esfuerzo realizado con una mala respiración.

La invité a respirar por la nariz lenta y suavemente. Poco a poco fue recuperando el control de su respiración, entonces pudo decirme que su nombre era Mariana y que ese día había decidido correr un poco en la arena para ejercitarse y que el aire fresco del mar le ayudara con el asma que había empezado a padecer  recientemente.

Mariana no estaba respirando adecuadamente e incluso se había acostumbrado a respirar por la boca. Y es de esto que quiero hablaros hoy, pues os quiero comentar de estas 7 cosas que desconocías sobre la importancia de respirar por la nariz.

1.      Respirar por la nariz es una función natural para la que el cuerpo está diseñado

laughter-1532978_960_720

Entre los malos hábitos que algunas veces tomamos los seres humanos se encuentra el de no respirar por la nariz, bien sea por costumbre o por flojera, pero lo que no sabemos es que obligamos a nuestro cuerpo a funcionar de manera errónea ya que nuestra nariz existe precisamente para cumplir la función de respirar, junto con el resto del sistema respiratorio.

Y, aunque por la boca también podemos llevar aire a nuestros pulmones, no es para lo que sirve nuestra boca. Basta con saber que nuestra nariz está encargada de dirigir 30 diferentes funciones de nuestro organismo, así como lo lees, 30. Esto gracias a que los nervios presentes en ella y que tienen conexión con nuestro hipotálamo, reciben toda la información sobre la respiración y la utiliza con el fin de regular esas funciones del cuerpo.

Su tarea incluye la esterilización del aire que va a los pulmones liberando un gas llamado óxido nítrico (NO, por sus iniciales en inglés) y que juega un papel de gran importancia en lo que conocemos como homeostasis para mantener el equilibrio en nuestro organismo. Éste gas está encargado de abrir las vías respiratorias así como de incrementar la cantidad de oxígeno en nuestra sangre.

2.      Los pulmones también necesitan Dióxido de Carbono

asthma-1147735_960_720

De seguro recuerdas las lecciones en de la escuela cuando enseñaban sobre la respiración y nos decían que respiramos oxígeno y expulsamos Dióxido de Carbono (CO2). Pues es completamente cierto, lo que no nos dicen en la escuela es que nuestros pulmones se quedan con parte del Dióxido de Carbono y si no mantenemos un volumen adecuado de respiración, perdemos más CO2 de lo que deberíamos.

Al perder demasiado de éste gas, tenemos la sensación de nos falta el aire y tratamos de respirar con mayor intensidad. Esto sucede porque los músculos lisos de las vías respiratorias se contraer por la pérdida excesiva del  gas CO2, causando contracción en los vasos sanguíneos e impidiendo que nuestro cuerpo reciba la cantidad necesaria de oxígeno a través de la sangre.

Esas respiraciones intensas o excesivas son lo que conocemos como hiperventilación y nos producen mareo. Si a esto le sumas que respiras por la boca, puedes llegar a presentar apnea del sueño y estarías contribuyendo a causarte problemas de salud como el asma.

3.      Respira menos para potenciar tu salud

woman-1049070_c4433db46c

Por lo general no andamos contando cuantas veces respiramos por minuto ya que respirar es una función que la realizamos casi sin darnos cuenta. Pues déjame contarte que una respiración normal es aquella en la que se toman entre 4 y 7 litros de aire cada minuto, es decir de 12 a 14 respiraciones.

Las personas asmáticas, según estudios clínicos llegan a respirar hasta el doble y quienes padecen enfermedades cardíacas casi triplican la respiración normal. Todo ello indica que cuando respiras menos estás más saludable.

4.      Técnica para una respiración apropiada

Lo que debes hacer para ir amoldando tu cuerpo a una respiración normal es seguir estos pasos de una técnica que aprendí hace algún tiempo:

  • Inhala y exhala por la nariz, mantén siempre la boca cerrada cuando realices este ejercicio, poniendo atención al aire frío que entra a través de tus fosas nasales y el aire cálido que sale al exhalar.
  • Con una mano colocada en el área superior de tu pecho y otra en la zona abdominal, asegúrate de que al respirar tu abdomen se mueva de adentro hacia afuera, mientras tu pecho permanece inmóvil, así garantizas que respiras con el diafragma.
  • Concéntrate y recude la cantidad de respiraciones hasta que sientas que no respiras, aun cuando sí lo estás haciendo. Pasados alrededor de 4 minutos en los que posiblemente sientas que necesitas aire, tu cuerpo comenzará a experimentar los beneficios de mantener la cantidad necesaria de CO2.

5.      Calma la ansiedad respirando

Esto que te voy a enseñar es muy útil a la hora de controlar los ataques de pánico y la ansiedad. A ver, si llegas a experimentar algunos de estos dos estados estresantes, sigue estos dos pasos:

  • Comienza con una respiración suave por la nariz, contén la respiración por 5 segundos y vuelve a respirar suavemente.
  • Respira por 10 segundos más y repite la secuencia hasta que te sientas más en control.

6.      Una buena respiración te ayuda a mejorar el rendimiento deportivo

Estudios han demostrado que la fuerza muscular inspiratoria en atletas de élite mejora al contener la respiración. Si lo haces mientras caminas tu capacidad anaeróbica mejorará y fortalecerá tus músculos respiratorios.

7.      Método Buteyko para respirar mejor

girl-481306_960_720

Se trata de una manera de ejercitar nuestra respiración que te ayudará a sentir mejor y aumentará tu resistencia al ejercicio. Pero antes de contarte cómo funciona, debes tomar en cuenta que si estás embarazada, padeces del corazón, de diabetes tipo 1, presión arterial alta, ataques de pánico o tu salud está afectada por algún padecimiento grave, no debes contener la respiración más allá del momento en que tu cuerpo te pida respirar.

Dicho esto te comento cómo llevar a cabo este método:

  • Primero debes sentarte en forma recta, respira suavemente por la nariz (si está muy congestionada puedes respirar levemente por la comisura de la boca.
  • Contén la respiración manteniendo la boca cerrada, puedes ayudarte tapando tu nariz con los dedos.
  • Muévete o asienta la cabeza hasta que sientas que ya no puedes contener más la respiración. Vuelve a respirar con la boca cerrada.
  • Calma tu respiración y repite varias veces el procedimiento, esperando un tiempo de entre 30 a 60 segundos para volver a empezar. Hazlo todos los días para mejores beneficios.

Luego de contarle a Mariana la importancia de respirar por la nariz para una buena salud y a recomendarle y darle estas recomendaciones, la he vuelto a encontrar y me ha dicho que seguir mis consejos la ha ayudado a no solo a estar más saludable sino a reducir los ataques de asma y el estrés.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección

Referencias

7 Beneficios Que Desconocías Sobre La Importancia De Respirar Por La Nariz
Vota este post!