Busca artículos de Interés aquí

Suscríbete a nuestra lista

¿Cómo Prevenir El Cáncer de Cabeza Y Cuello?

consejos-para-prevenir-el-cáncer-de-cuello-y-cabeza

Comparado con otros tipos de cánceres, se sabe poco del cáncer de cabeza y cuello. Así lo percibí en un grupo de apoyo para supervivientes de esta enfermedad al que asistí invitada por una querida amiga.

Entre los presentes se encontraba Fernando. Un hombre de unos 55 años con una laringectomía total.  Esta es una operación que consiste en retirar parte de la laringe por la presencia de un tumor y la posterior creación de una abertura llamada estoma.

A Fernando le diagnosticaron cáncer de la laringe unos siete años antes de ese encuentro en el grupo, donde compartió su testimonio con nosotros.

Nos contó que al presentar ciertos malestares recurrentes, como ronquera y posterior pérdida de la voz, acudió al médico.

Después de varios exámenes, la biopsia del tejido de la laringe arrojó la presencia de un cáncer en la zona.

Quedé muy conmovida al escuchar sus vivencias y la fortaleza que demostró.  Hoy escribo para ustedes sobre la experiencia de Fernando, con el fin de alertar sobre la importancia de la prevención para evitar el cáncer.

qué-es-el-cáncer-de-cabeza-y-cuello

Qué es el cáncer de cabeza y cuello

A diferencia de otro tipo de tumores, cuando se habla de esta enfermedad nos referimos a varios tipos de cánceres. Reciben su nombre porque todos se ubican en órganos ubicados en la cabeza y el cuello.

En esta zona se encuentran varias mucosas, que son tejidos suaves y pegajosos que recubren partes internas y cavidades del cuerpo.

Algunas de estos órganos donde hay mucosas son la boca, fosas nasales, oídos y en la garganta.  En cualquiera de esos lugares pueden aparecer estos diferentes tipos de cánceres.

De acuerdo a datos recolectados por el Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos, para el 2104 a 43.371 personas se les diagnosticó cáncer de cabeza y cuello.  De este número, 30.883 eran hombres y 12.488 eran mujeres.

La tasa de muerte por estos cánceres fue de 21,7 %, es decir, 9.404 fallecimientos.

Tipos de cáncer de cabeza y cuello

El tipo de cáncer de cabeza y cuello depende del órgano donde aparezca.

La boca

El tumor se puede localizar en cualquier zona de la cavidad bucal. En los labios, lengua y zona interna de las mejillas.

También en la parte inferior de la boca, el paladar y en las encías detrás de las muelas del juicio.

La faringe

Más conocida como la garganta, es un tubo muscular de unos cinco centímetros que inicia en la nariz y culmina en el esófago.  Tiene tres partes –nasofaringe, orofaringe y laringofaringe- y puede aparecer un tumor en cualquiera de ellas.

La laringe

También es un órgano tubular que comunica la faringe con la tráquea.  Contiene la epiglotis, órgano que impide que la comida pase a los pulmones.

Allí se encuentran las cuerdas vocales, por lo que juega un papel fundamental en la producción de la voz.  Es allí donde le diagnosticaron el tumor a Fernando.

Los senos paranasales y la cavidad nasal

Los senos paranasales son ocho cavidades aéreas ubicadas en los huesos del cráneo recubiertas por una mucosa.  Y la cavidad nasal es la parte interna de la nariz, también posee una capa mucosa.  Ambos órganos forman parte de la respiración.

Las glándulas salivales

Órganos ubicados en la boca, alrededor de ella y en la garganta que producen saliva.

En todos estos pequeños órganos de la cabeza y el cuello puede producirse un tumor cancerígeno.

Causas del cáncer de cabeza y cuello

Durante su participación, Fernando describió cómo era su estilo de vida antes del diagnóstico.  Confesó que era fumador empedernido y que consumía alcohol con regularidad.

Esto lo colocó en el grupo de alto riesgo, porque un altísimo 75 % de los casos de cáncer de cabeza y cuello son causados por estos hábitos.  El otro 25 % se debe a una multiplicidad de factores.

Por ejemplo, tener un diagnóstico de Virus de Papiloma Humano (VPH) es un factor de riesgo.

Los conservantes y el sodio de los alimentos procesados, masticar rapé o polvo de tabaco y la exposición prolongada a la radiación y a sustancias como asbesto y fibras sintéticas.

En el cáncer de cabeza y cuello, los hombres llevan las de perder, por lo que el sexo también influye en la aparición de estos tumores.  De hecho, las estadísticas sugieren que los hombres tienen entre dos y tres veces más probabilidad de padecer cáncer de cabeza y cuello.

Aunque es importante señalar que la tasa de mujeres con esta enfermedad aumenta con los años.

La higiene dental deficiente puede crear las condiciones para la aparición de tumores cancerígenos en la boca.

También los riesgos se incrementan entre quienes padecieron de mononucléosis, producida por el virus de Epstein-Barr (VEB).

Síntomas del cáncer de cabeza y cuello

Como son varios tipos de cánceres que atacan órganos diferentes, los síntomas dependen del lugar donde aparezca.

Boca

  • Un bulto o cicatriz y dolor constante que no desaparece.
  • Dificultad al hablar, masticar o tragar.
  • Dientes flojos sin motivo.
  • Pérdida de peso en poco tiempo.
  • Mal aliento.
  • Dolor de oídos.

Cánceres de garganta

En la garganta, tanto la laringe como la faringe pueden resultar afectadas por un tumor cancerígeno.  Hay síntomas comunes de ambos como dolor y dificultad al tragar, dolor de oído, dificultad para respirar y pérdida de peso.

Pero también hay señales características de presencia de cáncer de cuello en cada órgano.

Faringe

  • Nariz tapada, especialmente si se localiza en la nasofaringe.
  • Hemorragias nasales.
  • Cambios en la capacidad auditiva y zumbidos en los oídos.
  • Mal aliento.

Laringe

  • Cambios en la voz.
  • Tos constante.

En el caso de Fernando, este fue el órgano afectado. Como se inició en las cuerdas vocales, el cáncer se detectó a tiempo.

Si hubiera aparecido fuera de las cuerdas vocales, el cambio de voz hubiera tardado en aparecer en una fase más desarrollada del tumor.

Sobrevivir al cáncer de cabeza y cuello

Después del diagnóstico de cáncer en la laringe, Fernando narró que le costó aceptar que podría necesitar una operación.

Sin embargo, después de un tratamiento que no causó efecto se sometió a la laringectomía total.

sobrevivir-al-cáncer-de-cabeza-y-cuello

En la operación removieron cuerdas vocales y parte de los ganglios. Por este motivo, tuvo que aprender a hablar de nuevo.

Lo más difícil para Fernando fue la aceptación social por las secuelas de su operación. La intervención le dejó una estoma en el cuello, es decir, un hoyo por el cual respira.

Muchas personas lo señalaban y le hacían preguntas indiscretas sobre su enfermedad.  Por un tiempo se aisló, pero luego aprendió a convivir con las secuelas de la operación.

Una de las cosas más difíciles fue cambiar de hábitos destructivos y adquirir unos nuevos mucho más saludables.

Fernando aprendió a alimentarse mejor, porque al inicio de su enfermedad presentó un cuadro de desnutrición por no comer de forma adecuada.

Prevención del cáncer de cabeza y cuello

Las acciones que puedes tomar para prevenir este tipo de cánceres son las mismas que tuvo que asumir Fernando tras su enfermedad para evitar la reaparición de tumores.

1. Alimentación

Lo primero y más importante es desarrollar hábitos de alimentación saludables que fortalecen el sistema inmunológico para hacer frente a las enfermedades.

Por el contrario, una alimentación desbalanceada con exceso de carnes rojas, grasas, colesterol y azúcares simples, intoxica al cuerpo.

Concéntrate en los alimentos de calidad, es decir, aquellos que te nutren, alimentan y purifican de forma natural.

Son aquellos con altos valores nutricionales como las legumbres, los arroces integrales, frutas, verduras y frutos secos como la nuez.

También son importantes las grasas saludables como el aceite de coco y de oliva y proteínas de carnes blancas como el pescado.

Una dieta balanceada te protege al aportar micronutrientes para los delicados procesos moleculares del organismo.

2. Actividad física

Las investigaciones científicas no han relacionado la actividad física o falta de ella con la aparición del cáncer de cabeza y cuello.

Sin embargo, definitivamente tener una vida activa puede hacer mucho por mejorar la calidad de vida de quienes previenen o sobreviven al cáncer.

Al menos haz alguna actividad física por 30 minutos tres veces a la semana.

Camina, nada, practica algún deporte de tu preferencia, asiste a clases de baile, juega con tus hijos, sobrinos o nietos.

Son muchas las actividades que puedes realizar para divertirte, ejercitarte y desintoxicarte.

3. Elimina malos hábitos

Si fumas, deja de hacerlo. Fernando se vio obligado a dejar el tabaco debido a su enfermedad.

Esto es lo más importante que debes hacer para prevenir el cáncer de cabeza y cuello.

El tabaco en todas sus formas -cigarrillos, habanos, rapé, etc.- tiene el mismo riesgo de producir tumores cancerígenos en los órganos de la cabeza y cuello.

  • También modera el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Evita la exposición al sol prolongada y utiliza con regularidad bloqueadores de sol naturales.
  • Reduce el riesgo de contraer VPH al limitar el número de tus parejas sexuales y utilizar preservativos.
  • Cuida tu higiene bucal y, si utilizas prótesis removibles, asegúrate que ajusten de la forma correcta.
  • Acude a tu odontólogo con regularidad y a tu protesista al menos cada cinco años.

Aunque nada puede evitar la aparición del cáncer, sí puedes hacer mucho para no estar en grupos de alto riesgo.

La fortaleza de Fernando fue un ejemplo para quienes asistimos al grupo, pero su mensaje final fue invitarnos a promover estilos de vida saludables para ayudar a otros a prevenir la aparición del cáncer.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

 

Referencias: