Busca artículos de Interés aquí

Suscríbete a nuestra lista

Estadísticas Revelan Aumento de Cáncer de Mama En Mujeres Jóvenes

Muchas de mis seguidoras han manifestado su preocupación por el  aumento de casos de cáncer de mama.  Los más alarmantes son los casos de mujeres menores de 50 años.

Por eso pensé en escribir sobre este tema a fin de ayudaros a tomar medidas en vuestros hábitos alimenticios.  Es necesario que se pueda prevenir este terrible padecimiento, que no sólo afecta a mujeres pues los hombres también pueden sufrirla.

Generalmente el cáncer de mama es mucho más propenso a desarrollarse con la edad.  El  envejecimiento es la principal causa del cáncer de mama.

Mientras más tiempo vivimos hay más oportunidad de generar daños genéticos en el cuerpo.  Al envejecer el organismo pierde capacidad de reparar ese daño.

Por eso muchas personas hoy en día se preguntan por qué muchas mujeres jóvenes se están registrando como pacientes del cáncer de mama. Estas son las respuestas que he indagado entre los últimos estudios realizados.

1.   Factores ambientales y hormonales son posibles causantes

 

Aunque se desconocen las causas directas de que esto suceda, existe una gran posibilidad de que  los factores ambientales estén incidiendo en el riesgo de sufrir cáncer de mama, así como los hormonales, entre los que destacan las píldoras anticonceptivas y tener hijos a edad avanzada.

En el año 2000 un importante estudio sobre la terapia hormonal fue suspendido.  Las  mujeres que se administraban las hormonas sintéticas mostraron un riesgo más alto de padecer cáncer de mama, así como coágulos sanguíneos, derrame cerebral y ataque cardíaco.

Las píldoras anticonceptivas contienen el mismo tipo de hormonas sintéticas: estrógeno y progestina.

2.  Algunos productos de higiene personal podrían aumentar el riesgo

Los parabenos,sustancias químicas con propiedades similares a los estrógenos, son utilizados en muchos productos de cuidado personal.

La crema corporal, shampoo, crema de afeitar, desodorante y algunos cosméticos son parte de esos productos. Los parabenos que se utilizan en este tipo de productos se han detectado en los tejidos del cáncer de mama.

Por ejemplo,  se detectaron altas concentraciones de propilparabeno en las axilas, lugar del cuerpo en el que aplicamos desodorante diariamente.  Alli se han descubierto las mayores concentraciones de cáncer de mama.

El uso constante, incluso varias veces al día, de estos productos se constituye entonces en un alto factor de riesgo de sufrir este tipo de cáncer tanto en mujeres como en hombres.

3.   Cuidado con el consumo de leche

No sólo las mujeres jóvenes y los niños están expuestos al bombardeo de sustancias químicas.  Estas pueden incidir en la aparición de enfermedades como el cáncer.

Las sustancias químicas están presentes en casi todos los componentes de artículos de higiene personal y belleza.

También las podemos encontrar en algunos de nuestros alimentos como la leche, un alimento básico y generalizado en todas las culturas.

El consumo de leche procesada puede ser un factor de riesgo de padecer cáncer de mama.

La causa es un medicamento para el crecimiento que se administra a las vacas lecheras, se les inyecta para aumentar su producción de leche.

Esta sustancia estimula el crecimiento del tejido mamario humano y aumentan el riesgo de crecimiento de células cancerígenas en la mama humana.

De hecho, en países como Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón y los 27 países de la Unión Europea lo han prohibido debido los daños que ocasiona al ser humano que consume la leche producida de esta manera.

4.   Las radiaciones aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama

Las deficiencias  nutricionales también van a incidir en el alto riesgo de cáncer de mama  en  mujeres menores de 50 años.  Así mismo la exposición a los tóxicos presentes en el ambiente.

Una alimentación saludable basada en productos orgánicos se convierte en una de nuestras mejores defensas contra esta enfermedad potencialmente mortal. Los tóxicos con los que comunmente entramos en contacto pueden dejar a nuestro organismo a merced del cáncer de mama.

Pero hay casos particulares con equipos peligrosos para la salud.  Es el caso de niñas que reciben radiación en el área de los senos para tratar el cáncer infantil, quienes corren el riesgo de sufrir cáncer de mama desde muy jóvenes.

Incluso mujeres menores de 35 años que recibieron dosis bajas de radiación en tratamientos  contra el cáncer, tienen mayores probabilidades de llegar a padecer cáncer de mama.

La mamografía

A los 40 años las mujeres comienzan a realizarse mamografías.  Durante este estudio, la radiación ionizante también aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Lo más recomendable para las mujeres que están en esa edad es minimizar la exposición a estas radiaciones sólo cuando es estrictamente necesario.

Ten en cuenta que el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Norteamérica estableció en 2009 directrices en las que se hace la sugerencia a las mujeres a esperar a los 50 años de edad para empezar a realizarse mamografías.

Los ultrasonidos pueden detectar el cáncer que las mamografías no hacen. Si la mujer tiene un tejido mamario denso las mamografías son prácticamente inútiles para detectar el cáncer.

En la mamografía el tejido mamario denso y el cáncer aparecen blancos por lo que es imposible detectarlo, por lo que se debe optar por el ultrasonido y la resonancia magnética.

Qué hacer para prevenir el cáncer de mama

Pensemos primero que no es igual la prueba del cáncer de mama que prevenirlo.  Si bien la detección temprana es importante prevenirlo lo es más.

Prevención efectiva

Estas son las recomendaciones para hacer la prevención efectiva:

  • Reduce al mínimo el consumo de azúcar, sobre todo la fructosa.
  • Evita consumir productos de soya sin fermentar.  Estos contienen estrógenos vegetales.  Al combinarse con el estrógeno humano aumenta la proliferación de células de mama y la posibilidad de mutaciones a células cancerosas.
  • Olvida los complementos de vitamina A y consúmela de forma natural en las yemas de huevo orgánicas, mantequilla cruda.  Tambièn la obtienes en la carne de res e hígado de pollo, prefiere la carne de ganado criado con pastura y aves de corral orgánico.
  • Aumenta los niveles de Vitamina D, que combate al cáncer más poderoso, pudiendo reducir en más de 70% el riesgo de padecerlo. Si una persona padece de cáncer, su nivel de vitamina D debería estar entre los 70 y 100 ng-ml.  La vitamina D trabaja sinérgicamente con todos los tratamientos contra el cáncer sin provocar efectos secundarios.
  • Aplícate masaje linfático en los senos.  Esto puede ayudarte a fortalecer tu capacidad natural para eliminar toxinas que producen cáncer.
  • No comas carnes asadas sobre las brasas, esto aumenta el riesgo de cáncer.
  • Haz ejercicios de forma regular.
  • Mantén un peso corporal saludable.  La grasa corporal produce estrógenos que pueden alimentar las células cancerosas mamarias.
  • Toma un cuarto de jugo de vegetales orgánicos al día.
  • Consume omega-3 de origen animal.
  • Limita o evita el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Si estás amamantando, hazlo hasta los 6 meses.
  • Elimina los sostenes con varillas.
  • Mantén óptimos tus niveles de yodo ya que tiene propiedades anticancerígenas poderosas y pueden matar las células cancerosas
    del seno y la tiroides.

Finalmente….

Y ahora espero, que comencéis a cuidaros del cáncer de mama con los consejos que os acabo de dar.

Recuerda beber leche cruda proveniente de vacas alimentadas con pastura, y sobre todo mantener una alimentación saludable.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección

 

Referencias: