Busca artículos de Interés aquí

Suscríbete a nuestra lista

¿La Falta De Sueño Aumenta El Riesgo De Cáncer?

no-dormir-bien-aumenta-riesgo-de-cáncer

Durante uno de mis viajes, tuve la oportunidad de tomar un taxi para dirigirme al aeropuerto El Prat de Barcelona, España. Casualmente la conductora era una mujer de unos 42 años llamada Astrid. Estuvimos conversando un buen rato y me comentó que la mayoría de las veces hacía trabajos nocturnos. Sin embargo, se había dado cuenta que esto había afectado su salud.

Por ejemplo, había engordado, siempre se sentía cansada y no recuperaba en el día la falta de sueño.

Aproveché para explicarle los efectos negativos de la pérdida de sueño y como los trabajos nocturnos, a la larga, podían conducirla a graves patologías.

Astrid reconoció que, luego de cinco años de trabajo por las noches, estaba comenzando a padecer algunas de ellas.

Cuando le mencioné que el cáncer también podría ser consecuencia de un sueño inadecuado, Astrid se sorprendió.  Ella no imaginó nunca que la elección de su horario de trabajo pudiera afectar su salud de esa manera. Me hizo varias preguntas al respecto hasta que llegamos al aeropuerto.

Allí le di algunas otras indicaciones de salud para contrarrestar el efecto negativo del horario nocturno.

Al conocer esta experiencia me di el tiempo de observar más a quiénes trabajaban en trabajos nocturnos. En todos observe las mismas características y padecimientos que en Astrid.

Por este motivo decidí escribir sobre este tema y explicar la relación entre la falta de sueño y el cáncer.

Muchas malas noches

Todos, en algún momento, hemos experimentado una mala noche. Incluso, en oportunidades puntuales nuestro sueño ha sido insuficiente. Quizá un periodo de preocupaciones particulares, estudios, alguna enfermedad, etc.  No se puede decir qué momentos precisos de sueño insuficiente puedan conducir al cáncer.

no-dormir-bien-causa-cáncer

Sin embargo, si se torna costumbre, si el sueño se ve alterado por un período largo de tiempo hay evidencia que indica que nuestros procesos biológicos se afectan gravemente.

Esto se debe a que dormir las horas necesarias tiene una importante trascendental para nuestra salud.

En nuestros procesos biológicos el sueño se equipara a una alimentación adecuada y a una actividad física continua.

Pero ¿qué que hace que el tiempo que invertimos en dormir, aparentemente perdido, sea tan importante?

Importancia de dormir bien en el tiempo suficiente

El organismo es una maquinaria perfecta que continuamente realiza procesos delicados.  Estas funciones vitales las lleva a cabo en dos períodos.  El primero durante el día y el segundo en la noche, precisamente cuando dormimos.

Los trabajos nocturnos del cuerpo consisten en la curación y reparación de células dañadas.

También se renueva el sistema inmunológico, que es el sistema encargado de protegernos contra las enfermedades.

Otro proceso consiste en la recuperación, tanto física como mental, de las actividades que se realizaron durante el día.

Por último, el organismo recarga el corazón, el sistema cardiovascular y nervioso para las actividades que realizará al siguiente día.

Nosotros podemos sentir el resultado de dormir bien cuando nos levantamos relajados y frescos después de una buena noche de sueño.

Por otro lado, también sentimos las consecuencias de un sueño pobre nos sentimos fatigados, irritables y estresados.

La vida moderna y el sueño

Se ha dicho, y no sin razón, que nos hemos vuelto “arrogantes” en la forma en la que ignoramos la importancia de dormir bien.

Pareciera que estamos obligados a rendir durante las 24 horas del día.

Se tiene como paradigma de persona eficiente, la que apenas duerme unas horas para continuar trabajando. Esto ha traído una serie de nefastas consecuencias para la salud pública.

Tan graves son, que científicos de universidades tan importantes como Oxford,  Cambridge, Harvard, Manchester y Surrey advirtieron que podría haber graves consecuencias si los gobiernos y las personas no toman en serio este problema.

Consecuencias de la falta de sueño

Varias investigaciones han encontrado que dormir poco y trabajar en la noche causan diversos problemas de salud.  Uno de ellos es el aumento de los niveles de colesterol malo.

Aquellas mujeres que duermen seis horas o menos, tienen 65% más probabilidad de tener un colesterol elevado.  Pero no solamente la carencia de sueño eleva el colesterol sino también el exceso.

Quiénes pasaron más de 10 horas en la cama tenían un 27% más de riesgo.

El trabajo nocturno también puede acarrear enfermedades del corazón diabetes tipo 2 y obesidad.

consecuencias-falta-de-sueño

Imaginemos las terribles consecuencias que podrían ocurrir si alguien que no ha dormido lo suficiente conduce un auto.

Un estudio de la Comisión Nacional de Investigación sobre Trastornos del Sueño concluyó que los accidentes más graves se atribuyen a personas con problemas de sueño.

Esto ha dejado un saldo de más de 71.000 lesiones 1.550 muertes en unos 100.000 choques anuales, sólo en Estados Unidos.

Las pérdidas materiales ascienden a $ 15.9 millones en costos directos y entre $ 50 y $ 100 en costos indirectos.

La pérdida de sueño también afecta a niños y adolescentes.

Esto se debe a que él no dormir bien interfiere con su aprendizaje de ellos en la escuela.

Hay otras consecuencias menos graves, pero que también pueden ser peligrosas a futuro.

Por ejemplo, el estar siempre irritable o deprimido puede afectar las relaciones familiares y laborales.

Es complicado aprender, recordar cosas o tomar decisiones si no se ha dormido lo suficiente.

La falta de sueño también nos lleva a desear comer más alimentos menos saludables.

Pero de todas esas consecuencias, una de las más graves es el cáncer.

El insomnio y el cáncer

Científicos en Estados Unidos han identificado una relación entre la falta de sueño y algunos cánceres principales.

Encontraron vínculos con el cáncer de mama, cáncer de próstata y los tumores colorrectales pero no son los únicos.

Los investigadores continúan haciendo pruebas para determinar lo que ocurre en un organismo a nivel biológico cuando es privado del sueño

Como te comenté anteriormente, el insomnio crónico altera la función inmune, por lo tanto, también aumenta la respuesta inflamatoria.

Cáncer de próstata

Por ejemplo, una encuesta realizada entre 2.102 hombres,  1.347 reportaron que no dormía bien o experimentaban trastornos del sueño.

Cinco años después, 135 de ellos desarrollaron cáncer de próstata y 26 tenían una forma agresiva esta enfermedad.

Cáncer colorrectal

Otro estudio evaluó la calidad del sueño entre 1.240 personas que se realizarían una colonoscopia.  Posterior a este examen, a 338 de ellos se les diagnosticó cáncer colorrectal.

Este resultado llevó a los investigadores a calcular que el riesgo de tumores colorrectales aumenta el 50% entre aquellas personas que duermen menos de seis horas por la noche.

Si te digo que anualmente se diagnostican con cáncer colorrectal unas 150.000 personas, te da una idea de la gravedad de los trastornos del sueño en Estados Unidos.

Cáncer de mama

¿Sabías que los cánceres de mama más agresivos se asocian con sueños inadecuados?

Un estudio publicado en el International Journal of Cancer encontró una relación entre horarios nocturnos y cáncer de mama.

Para esto, compararon a 1.200 mujeres que habían desarrollado este tipo de tumor con 1.300 mujeres sin diagnóstico de cáncer.

Uno de los descubrimientos más sorprendentes fue qué la prevalencia de tumores era un 30% mayor entre mujeres que trabajaban por turnos.  Aquellas que tenían al menos cuatro años de trabajo por turnos de noche estaban en mayor riesgo.

Relación entre la falta crónica de sueño y el cáncer

¿Qué podría relacionar los trabajos nocturnos con el cáncer?

Los investigadores sospechan que se debe a una interrupción del ritmo circadiano.

Este ritmo es el que regula el reloj interno del cuerpo y que afecta a muchas funciones biológicas.

Otra teoría indica que podría deberse a la supresión de la producción de melatonina.

La melatonina es una hormona cuya excreción se inhibe con la luz y se estimula en la oscuridad.

Es decir, al permanecer despiertos, casi siempre con luces encendidas, se produce menos melatonina.

El problema es que la hormona está relacionada con la regulación del reloj biológico y la disminución de la oxidación.

En resumen, la falta de melatonina nos deja sin procesos de renovación física, además de vulnerables ante las enfermedades y el envejecimiento celular.

Por otra parte, la carencia de melatonina aumenta la producción de estrógenos.

Precisamente, el exceso de estrógenos es un factor de riesgo del cáncer de mama.

Justamente, esas son condiciones ideales para el inicio de desarrollo de células cancerígenas.

Consejos para dormir bien

La primera recomendación que le di a Astrid fue construir una nueva rutina laboral en un horario adecuado para su salud.  Por supuesto, entiendo qué hay circunstancias personales que lo impiden  Por este motivo es necesario tratar de compensar el tiempo en el que no dormimos para recuperarnos.

Los primero es tratar de dormir, al menos, unas siete horas diarias en promedio.

Hay personas que requieren dormir más que otras de acuerdo a su metabolismo y su edad.

consejos-dormir-bien

Le indiqué que intentará identificar el tiempo que su cuerpo requería de descanso para recuperarse.  Es vital estar relajada antes de acostarse.

Para esto podría ser necesario realizar un poco de ejercicio y darse una ducha tibia.

Es importante evitar el alcohol y la cafeína antes de dormir.

Si trabajas de noche igual que Astrid, tu habitación debe estar a oscuras y a una temperatura adecuada,  Durante las horas de vigilia, es imprescindible realizar actividades físicas.

Aunque hay melatonina sintética en el mercado, siempre es mejor opción consumir alimentos con nutrientes que sean precursores de la melatonina.  Esto quiere decir compuestos que el organismo utilizará para producir su melatonina propia.

Entre estos están la avena, maíz, tomates, papas o patatas, nueces, cerezas, arroz y ciruela.

Ten presente que dormir suficiente, nutrición adecuada y actividad física incrementan tu calidad de vida,  prolongan tu longevidad.  Por lo tanto previenes los riesgos de contraer enfermedades crónicas que degeneran tu organismo.

“Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

 

Referencias: