callout background
Callout Image 1

 

 

Callout Image 2

 

 

Guía Para Vivir En Salud

Quiero Regalarte Las 7 Claves Sencillas Para
Vivir Sano de Modo Sencillo y Económico

Presentar...
« Todos Mensajes‹ EspaldaSiguiente ›
  

 

Esto Es Lo Que Sucede Cuando Las Hemorroides Se Complican

Mar. 27, 2017|1508 views
avena ¡Corra
la
Voz!
Share

Ya os conté de la experiencia de Peter con las hemorroides, decidió mejorar su alimentación, hacer ejercicios y reducir su tiempo sentado, también se está dando baños de asiento tibios y ha mejorado mucho. Pero, ¿y de no haber iniciado el tratamiento, las hemorroides podrían complicarse? La respuesta es sí, y es bastante severo el resultado.

Las hemorroides, son el resultado de la inflamación e irritación de las venas que se encuentran en la parte inferior del recto y alrededor del ano, causan dolor, comezón e incluso ardor. Regularmente se presentan con hemorragias y pueden infectarse si no se tratan a tiempo. Existen dos tipos de hemorroides, así como grados de gravedad, las más delicadas deben ser tratadas con cirugía, las menos delicadas con métodos naturales más sencillos.

Las hemorroides internas, que se encuentran en el canal anal, y están cubiertas por una mucosa que causa irritación en la piel alrededor del ano. Cuando se inflaman pueden rasgarse y sangrar, se desplazan hacia el exterior y son la causa de la sensación de los bultos que parecen salir al evacuar. Las hemorroides externas, por su parte, se encuentran en el exterior del ano, bordeando el orificio.

Los Grados

  • Primer grado: estas hemorroides no causan dolor, son internas y sangran, pero no se prolapsan.
  • Segundo grado: se desplazan al exterior, pueden sangrar o no.
  • Tercer grado: salen al borde del ano, pueden sangrar o no, el paciente puede introducirlas manualmente.
  • Cuarto grado: prolapsan hacia el exterior y no pueden reintroducirse, son las que causan dolor y molestias.

Las complicaciones


Las complicaciones que se pueden presentar con las hemorroides son varias, comencemos con el sangrado, si se torna abundante y continuo puede provocar anemia, esta hemorragia puede ser generada por otras enfermedades más graves que las hemorroides, de tipo gástrico o intestinal. Los más comunes y riesgosos son los casos de trombosis, en el caso de las externas y el desplazamiento al exterior, en el caso de las internas.

Cuando se presenta un dolor agudo y continuo se trata de la inflamación de las venas, son las hemorroides, pero si el dolor se produce después de evacuar puede ser a causa de una fisura anal, tumor anal o una úlcera en el ano.

1.       Las infecciones

Cuando hay desgarramiento en las hemorroides, ya sea por la excesiva inflamación o por el roce con algún agente externo como el papel higiénico, la ropa o las manos, se corre el riesgo de contraer infecciones. Las heridas en esta zona son sumamente delicadas pues están constantemente expuestas a las heces, es una zona húmeda por lo cual está propensa a ser atacada por hongos y bacterias.

Una infección en las hemorroides puede agravarse convirtiéndose en fístula, tumor o absceso que requerirán intervención quirúrgica, antibióticos y una recuperación delicada y dolorosa. Otras afecciones, más graves, que pueden ser ocasionadas por las hemorroides no tratadas correctamente son el bloqueo del intestino grueso a causa de tumores y, con mucho menos frecuencia, cáncer colorrectal.

Estas afecciones deben ser tratadas con cirugía, existen varias modalidades, según gravedad de la lesión, pero la recuperación siempre es dolorosa e incómoda.

2.       Fecaloma

Cuando hay hemorroides, también puede ocurrir que el paciente desarrolle un fecaloma, esto sucede cuando el paciente evita evacuar por miedo a lastimarse las hemorroides, al alargar los periodos de evacuación las heces se secan y solidifican haciéndose imposible expulsarlas naturalmente por lo que se incrustan en el intestino grueso pudiendo necrosar el tejido.

Esto sólo se corrige con cirugía y en ocasiones se debe cortar parte del intestino. El estreñimiento es la causa más común de la hemorroide, pero además de esta afección, el estreñimiento afecta a la salud de todo el organismo ya que impide la evacuación de toxinas y desechos de nuestro cuerpo.

3.       La fisura anal

 Esta lesión, que puede relacionarse con las hemorroides, se produce cuando hay desgarramiento en la zona del ano, en ocasiones una hemorroide provoca un dolor intenso y mucho sangrado, sobre todo cuando se evacúa ya que se contrae el músculo anal interno.

El tratamiento inicial es consumir mucha fibra y beber abundantes líquidos, evitando los irritantes como el alcohol, el café y las gaseosas, aplicar cremas tópicas como vaselina, de aplicarse cremas con anestésicos debes consultar al médico.

Al igual que el tratamiento contra las hemorroides, los baños de asiento son muy beneficiosos, si estos remedios no dan resultado debes seguir un tratamiento médico que puede incluir la aplicación de cremas que bloquean los canales de calcio y relajen los músculos, inyecciones en el músculo del ano o cirugía menor.

La fisura anal generalmente sana con rapidez, pero quienes la han padecido suelen estar propensos a repetirlas.

4.       El absceso anal

El absceso se forma cuando se acumula pus en la zona que circunda al ano, esto se produce cuando se obstruyen las glándulas que se encuentran entre los músculos internos y externos anales. También puede formarse por la infección de una fisura anal o infección de transmisión sexual.

Se toman en cuenta ciertas condiciones para la formación del absceso anal, como la diabetes, el uso de medicamentos corticosteroides, sexo anal o tener el sistema inmunológico débil. Los síntomas frecuentes del absceso anal son el dolor agudo y persistente, fiebre, calor local, enrojecimiento alrededor del ano y dolor generalizado en los glúteos.

En la fase más aguda, el absceso puede abrir más de un orificio por donde expele pus, sangre y vello. Esta fase debe tratarse con antibióticos y drenar el absceso para eliminar el pus y la sangre infectada. De complicarse, se trata con cirugía pues se debe extirpar la o las raíces del absceso, así como limpiar raspando toda la cavidad que deja éste.

Prevenir las enfermedades en la zona anal

papayaLa zona anal es muy sensible y propensa a las infecciones, lesiones e irritaciones, por lo que las medidas para prevenirlas deben ser un hábito donde la higiene juega un papel fundamental. Para mantener limpia la zona anal te debes lavar cada vez que evacues, igualmente cuando has estado mucho tiempo caminando, ya sea por ejercicio o por trabajo, evita la acumulación de sudor en esta zona.

No uses jabones ni productos perfumados, son irritantes y no favorecen la higiene, usa productos neutros. Para evitar la resequedad y ofrecer una capa protectora al ano puedes usar vaselina o cremas neutras. Evita las prendas de ropa interior ajustadas y de tejidos sintéticos ya que son irritantes y no permiten que la piel transpire favoreciendo la acumulación de sudor y la aparición de hongos.

En materia de alimentación consume mucha fibra y líquidos para promover un buen proceso intestinal y evacuar con regularidad, igualmente al hidratar las heces éstas serán más blandas y fáciles de expulsar. Evita los alimentos picantes como los chiles, la pimienta, la mostaza, el café, las gaseosas, el alcohol y las vinagretas.

El ejercicio es fundamental para mantener una buena circulación sanguínea, fortalecer los músculos y animar la función intestinal. Evita permanecer mucho tiempo sentado, esto es un factor de riesgo para padecer hemorroides. Si te ves obligado a hacerlo por raspones de trabajo trata de levantarte cada diez minutos y estira los miembros y camina un poco, esto alivia la constante presión que tu propio peso aplica a la zona del ano y el recto cuando estas sentado.

Recetas para prevenir las hemorroides

Además de los consejos que te he dado, quiero también compartir contigo estas recetas que te ayudarán a prevenir la aparición de hemorroides.

Batido de papaya

La papaya es una de las frutas más indicadas para favorecer la digestión, además, contiene una sustancia con la propiedad de ablandar tejidos, de hecho, sus hojas se utilizan como ablandador de carnes natural, de manera que ablandará considerablemente tus heces, evitando que maltraten el ano al evacuar.

¿Qué necesitas?

  • 1 libra de papaya cortada en cubos
  • 8 onzas de agua pura
  • Miel cruda de abejas

¿Cómo lo prepararás?

Licúa todos los ingredientes y bébelo sin colar. Es muy bueno en la tarde antes o después de la cena.

Jugo_de_pepinoJugo de pepinos y zanahorias

El pepino es muy hidratante y la zanahoria contiene fibra, agua y nutrientes muy beneficiosos para tu salud en general.

¿Qué necesitas?

  • Un pepino mediano cortado en trozos
  • Una zanahoria mediana rallada
  • Miel cruda de abejas (opcional)
  • 8 onzas de agua

¿Cómo lo prepararás?

Licúa todos los ingredientes, endulza con miel de abejas si lo prefieres, recuerda que la zanahoria ya aporta un toque de dulzor. Bebe el jugo sin colar.

Sopa de avena y pasas

La avena es una fuente clásica de fibra y nutrientes, además te da saciedad y te aporta energía, por lo que te recomiendo comerla como parte de tu desayuno. Las pasas, pueden ser de uvas o ciruelas, ayudan a evacuar y son un laxante suave.

¿Qué necesitas?

  • ½ libra integral cocida en leche baja en grasa
  • ½ libra de uvas pasas o ciruelas pasas, si son las últimas picadas en trocitos.
  • Miel cruda de abejas

Nota: la avena puedes cocerla en agua si tienes problemas con los lácteos.

¿Cómo lo prepararás?

Cocina normalmente los copos de avena, sirve y agrega las pasas, endulza con la miel cruda de abejas. Recuerda optar por productos procedentes de granjas orgánicas. 

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.

¡Corra
la
Voz!