callout background
Callout Image 1

 

 

Callout Image 2

 

 

Guía Para Vivir En Salud

Quiero Regalarte Las 7 Claves Sencillas Para
Vivir Sano de Modo Sencillo y Económico

Presentar...
« Todos Mensajes‹ EspaldaSiguiente ›
  

 

Esta Importante Hormona Es La Que Controla Tu Metabolismo y Tu Energia

May. 5, 2017|1638 views
alimentos que aceleran el metabolismo ¡Corra
la
Voz!
Share

Seguro que en algún momento escuchaste o leíste sobre la leptina y no le prestaste mayor atención, pero resulta que esta hormona juega un papel clave en tu gasto energético y tu consumo de energía. Es, de hecho, una de las hormonas más importantes de tu cuerpo, pues es ésta la que determinará tu esperanza de vida y salud. Se encuentra estrechamente ligada a la insulina, otra hormona que siempre está presente por su papel ante la diabetes.

Si tu cuerpo resiste la insulina y la leptina estás en riesgo de sufrir obesidad, se deteriora tu capacidad de enviar información a los núcleos, así que esa resistencia podría  ser la causante de la mayoría de las enfermedades degenerativas. Ambas hormonas, insulina y leptina, trabajan juntas para regular la calidad de tu metabolismo, y se puede afirmar que también controlan el ritmo de éste.

Actualmente los investigadores estudian la interacción de la leptina con sus receptores para encontrar nuevos tratamientos contra la diabetes tipo 2, la obesidad la psoriasis y la artritis reumatoide. El director del Instituto de Ciencias de la Vida, Alan Saltiel, publicó en Medical News Today que la leptina, siendo un regulador maestro del apetito, influye directamente con la obesidad.

¿Qué es la leptina?

La_alimentacin_es_la_clave_para_prevenir_equilibrar_los_niveles_de_las_hormonas

La leptina es una hormona poderosa producida por las células grasas; tu grasa, a través de la leptina, le dice a tu cerebro si debe comer y hacer más grasa, si debe participar en la reparación y mantenimiento o debe reproducirse. De manera que la leptina es el mecanismo con el que tus reservas de grasa se comunican con tu cerebro, le informan con cuánta energía cuentas y qué hacer con ella.

La leptina viene a ser el número uno de tu cadena alimenticia por su importancia metabólica. Controlando el hambre, la leptina controla el almacenamiento de energía, y el hambre es el mecanismo más efectivo del cuerpo para estimular la ingesta de alimentos para procesar y almacenar más energía.

La única forma de comer menos para evitar la obesidad y otras enfermedades relacionadas con el exceso de peso es controlando las hormonas que influyen en el hambre, y la principal es la leptina.

¿Cómo te conviertes en resistente a la leptina?

Comer_demasiados_dulces_puede_causar_resistencia_a_la_leptina_e_insulina

El proceso para que te vuelvas resistente a la leptina es el mismo de la resistencia a la insulina: la continua exposición a altos niveles de la hormona. Si eres de los que consumen alimentos ricos en azúcares, especialmente fructuosa, alimentos procesados, comida chatarra y granos, el azúcar se metaboliza en células grasas y la grasa libera andanadas de leptina.

A mediano plazo, ésta continua exposición a la leptina hace que tu cuerpo se haga resistente a ella. Sólo a través de una alimentación sana, baja en azúcares y grasas trans puedes restablecer la señalización de la leptina. Te invito a descubrir cómo puedes lograrlo con el método que he creado especialmente para ti, Descarga Gratis tu e-book Pulsando Aquí y te revelaré el secreto de una verdadera alimentación saludable.

Mantener en equilibrio la leptina puede prevenir el crecimiento del cáncer 

Según nuevos estudios sobre la obesidad y su relación con el cáncer, el desequilibrio en las hormonas leptina e insulina es la raíz del problema. Por lo menos 20 enfermedades son atribuidas al sobrepeso, un problema social que ha surgido masivamente en los últimos 40 años, principalmente por la mala alimentación y al acelerado ritmo de vida de las personas.

Una de las enfermedades relacionadas con la obesidad, la más atemorizante y letal, es el cáncer, pues promueve el crecimiento de los tumores existentes, eso ayuda a comprender por qué los pacientes de cáncer delgados la mayoría de los casos tienen mejores resultados que los obesos en la misma condición.

Un estudio realizado en animales, y publicado en la revista Cancer Research, demostró que los tumores en roedores obesos crecieron más rápido que los delgados. Según los autores del estudio, se demostró que la obesidad facilita el crecimiento de los tumores, independientemente de la alimentación que llevaban los roedores, sugiriendo que hay un efecto directo del exceso de tejido graso.

La grasa blanca promueve el crecimiento de células cancerígenas

Una_alimentacin_poco_saludable_puede_causar_desequilibrio_hormonal

Los investigadores descubrieron que la presencia del cáncer provoca que las células adiposas (células de grasa blanca) migren hacia la corriente sanguínea, cruzándose con los tumores, proporcionándoles nutrientes y oxígeno, acelerando así el crecimiento del cáncer.

El consumo excesivo de proteínas es también un factor que promueve el crecimiento de las células cancerígenas. Comer muchas proteínas, más de un gramo por kilogramo de masa corporal, tiende a activar la vía mTor, que aumenta el riesgo de padecer cáncer.

Si quieres saber cuál es tu masa corporal magra, debes averiguar cuál es el porcentaje de tu grasa corporal y restarle 100. De esta manera podrás controlar tu ingesta de proteínas, pero cuidado, las mujeres embarazadas y las personas que practican deportes requieren cerca de 25% más de proteína de la media normal.

Cuando reduces tu consumo de proteína debes reemplazarla con otras calorías, la clave son las grasas de alta calidad como la mantequilla, el aguacate, las nueces, almendras, huevos y aceite de coco. También es importante evitar comer cualquier cosa tres horas antes de irte a dormir pues esto permite que tus niveles de azúcar en la sangre sean bajos mientras duermes, este es un truco para que tu cuerpo se active a modo de quema de grasas.

La obesidad debes combatirla antes y después de la aparición de los tumores cancerígenos, ten en cuenta que tu estilo de vida influye poderosamente en el combate contra el cáncer. Debes saber sobre la grasa blanca y la grasa marrón o color café, la primera acelera el desarrollo del cáncer y la segunda, más benéfica, genera calor quemando la grasa en lugar de almacenarla.

Investigaciones recientes demuestran que hay ciertos grupos de personas que tienen más células de grasa marrón que otros grupos, debido a la edad, condiciones de vida y hábitos de vida, estos grupos, los que tienen más grasa café, son más saludables. Se determinó que los jóvenes tienen más grasa café que los mayores de 60 años. Las personas delgadas o con el peso adecuado, tienen más grasa café que quienes padecen de obesidad.

Hombres y mujeres con niveles normales de azúcar en la sangre tienen más grasa café que las personas con altos niveles de azúcar. Ahora, ¿cómo convertir la grasa blanca en grasa café o marrón para promover un buen estadio de salud? Buenas noticias, sí puedes hacerlo.

Nuevamente, en estudio realizados en ratones, cuyos resultados se publicaron en la revista Disease Models and Mechanisms en mayo de 2012, descubrió que durante el ejercicio los músculos de los roedores liberaron una enzima llamada irisina, que provocó la transformación de células de grasa blanca en grasa marrón o café.

Es posible prevenir y combatir la resistencia a la leptina

El_aceite_y_la_pulpa_de_coco_tienen_grasas_saludables_para_el_cuerpo

Ya sabes que la leptina y la insulina son los factores principales de la obesidad, y por consiguiente un factor de riesgo para sufrir cáncer y otras enfermedades. Prevenir y combatir la resistencia a estas hormonas es la clave y la solución no es una pastilla, es llevar una vida sana, una buena alimentación, hacer ejercicios y cambiar nuestros malos hábitos de vida, para ello te recomiendo:

  • Lleva una dieta basada principalmente en alimentos saludables y enteros, los mejores son los de origen orgánico.
  • Reemplaza los carbohidratos de los granos con un gramo de proteína por kilo de tu peso corporal magro.
  • Consume todas las grasas saludables de alta calidad que quieras, las saturadas y monosaturadas. La mayoría de nosotros necesitamos más del 50 a 70 % de grasas en nuestra alimentación para alcanzar una salud de hierro. Las mejores fuentes de estas grasas son el aceite y la pulpa de coco, nueces variadas, aguacate, mantequilla (de reses criadas con pastura), grasas animales y omega 3.
  • Duerme no menos de seis horas diarias, y no más de ocho.
  • Realiza algún deporte con regularidad, haz ejercicios aeróbicos, camina o trota, pasea en bicicleta. La natación es un ejercicio muy completo y relajante, recuerda que debes hacer ejercicios al menos 15 minutos diarios. El sedentarismo es el mejor amigo de la obesidad.
  • Mantente hidratado, bebe mucho líquido para ayudar al cuerpo a eliminar toxinas a través de la orina y las heces.
  • Evita el estreñimiento, pues acumularías toxinas y grasas en tus intestinos y de allí pasan a tu torrente sanguíneo.
  • Evita comer al menos tres horas antes de irte a dormir.
  • Evita el alcohol en exceso, el tabaco, las bebidas estimulantes e irritantes.
  • No dejes de desayunar, es un grave error creer el mito de que al suprimir el desayuno estás bajando de peso. El cuerpo necesita el aporte de energía al comenzar el día, recuerda que cuando duermes estas quemando calorías. Además, tendrás mucha hambre a media mañana y comerás cualquier cosa alterando el ritmo de tus comidas.
  • Haz tu última comida del día no más tarde de las ocho de la noche, salvo que sea una ocasión especial. De ser así, no te vayas a la cama mientras haces la digestión.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.

 

¡Corra
la
Voz!