Busca artículos de Interés aquí

Suscríbete a nuestra lista

Conoce La Relación Entre El Aluminio Y El Alzheimer

relación-aluminio-alzheimer

Si eres de las personas adictas a los envases y productos elaborados con aluminio, es bueno que leas este artículo. Resulta que este costoso metal, tan demandado por las industrias de alimentos, fármacos, juguetes, utensilios de cocina y otras, es peligroso para tu salud.

Un estudio realizado en un hombre que murió de Alzheimer, por exposición a este metal en su campo laboral, reveló que en su cerebro había niveles alarmantes de aluminio. Lo había absorbido por la nariz, boca y piel.

El aluminio ocasiona problemas inmunológicos y degenerativos severos. Es neurotóxico y está íntimamente relacionado con el Alzheimer. Es además muy contaminante para el ambiente. Por ello es de suma importancia cuidar nuestra exposición a este metal.

Enfermedades mentales asociadas al contacto frecuente con el aluminio

enfermedades-mentales

Los efectos neurotóxicos del aluminio son conocidos desde hace muchos años. De hecho, se sabe que una exposición crónica a este metal promueve enfermedades mentales como:

  • Autismo
  • Mal de Parkinson
  • Demencia

Esto se ha demostrado en numerosas ocasiones. Después de realizar autopsias a personas que fallecieron, aún por otras causas como accidentes, infartos o paros respiratorios, pero que sufrían alguna de estas enfermedades. En todos esos casos, el aluminio estaba presente.

Estrecha relación entre el Alzheimer y el aluminio

relación-aluminio-alzheimer

Te comento dos casos de Alzheimer en los que el aluminio ha estado implicado.

  • Hombre con forma agresiva de Alzheimer

Un hombre de 66 años presentó una forma agresiva de Alzheimer después de trabajar por años en una fábrica de productos para la cocina elaborados con aluminio. Esta persona aspiró el polvo de aluminio durante al menos 12 años.

  • Accidente industrial arrojó sulfato de aluminio en una localidad

Otro caso fue el de una mujer británica fallecida, quien sufrió de Alzheimer antes de los 50 años. Un accidente industrial cerca de la localidad donde habitaba arrojó 20 toneladas de sulfato de aluminio a la reserva de agua potable local.

Una serie de pruebas realizadas después de la muerte de la mujer revelaron que casi toda la población tenía niveles altos de aluminio en el cerebro. La mayoría presentaba afecciones de tipo neurológico.

Nuestro tejido cerebral atrae los metales pesados. Cuando éstos entran en nuestro cerebro, interfieren en la química natural del cerebro. Esto afecta el proceso de comunicación de las neuronas, por eso los daños degenerativos.

La exposición al aluminio es un riesgo laboral

aluminio

El aluminio es un metal que abunda en las urbes. No sólo en las calles, también en el hogar, los espacios públicos recreativos como:

  • Cines
  • Teatros
  • Restaurantes
  • Locales comerciales
  • Oficinas
  • Talleres
  • Planteles escolares

Si trabajas en una fábrica, talleres donde se utiliza la soldadura, la agricultura comercial, la minería tu riesgo es mayor. Además, el humo de los cigarrillos contiene vapores de aluminio y aun cuando no fumes, lo respiras en el aire donde hay fumadores.

Cuando inhalas polvo o vapores de aluminio, las partículas van directamente a tus pulmones. Una vez allí, entran rápidamente a tu sangre distribuyéndose por todo tu cuerpo. Se fija principalmente en tus huesos y cerebro.

La pregunta es ¿por qué las autoridades e incluso los médicos niegan los efectos dañinos a la salud provocados por el aluminio? Esto sin mencionar el daño ambiental demoledor. Sin duda habrán intereses comerciales muy poderosos.

Un documental, titulado The Age of Aluminium (La Edad del Aluminio), revela los peligros ambientales y para la salud del hombre que provoca este metal. En la obra se explora la relación del aluminio con las enfermedades neurológicas y el cáncer.

El documental denuncia los estragos ecológicos que las minas de aluminio y la industria de este metal han causado en Suráfrica, Reino Unido y Hungría. Así como en otras regiones del mundo como Suramérica.

¡Cuidado! El aluminio está en todas partes

aluminio-varios

El aluminio es uno de los metales más frecuentes en casi todos los ambientes. Se encuentra en forma natural en el aire, la tierra y el agua. Se masifica en las minas, las plantas de procesamiento, la fabricación de productos y en las plantas donde se quema carbón.

Cuando llueve, el agua arrastra las partículas de aluminio suspendidas en el aire para depositarlas en los reservorios de agua potable. Las personas que habitan en zonas industriales tienen mayor riesgo de contaminarse con este metal.

El aluminio contamina muchas cosas con las que estamos en contacto como:

  • Alimentos procesados
  • Bebidas
  • Medicamentos
  • Artículos de higiene personal
  • Utensilios de cocina
  • Partes automotrices
  • Electrónicos
  • Juguetes
  • Objetos de uso cotidiano en oficinas

Productos con aluminio

productos-con-aluminio

Estos los principales productos donde el aluminio se encuentra en niveles contaminantes directos para el hombre:

  • Levadura
  • Sal de mesa
  • Fórmulas para bebés
  • Polvo para hornear
  • Colorantes
  • Saborizantes
  • Todos los alimentos enlatados

En medicamentos como:

  • Analgésicos.
  • Antiácidos.
  • Vacunas: contra la hepatitis A y B, difteria, tos ferina, tétano, neumocócica, HPV y otras.

En estos productos de higiene personal y cosméticos:

  • Bloqueadores solares
  • Shampoo
  • Desodorantes (sobre todo los antitranspirantes)

Envases como:

  • Latas
  • Botellas de agua
  • Bebidas en bolsas
  • Papel de cocina
  • Tubos de crema dental

Utensilios de cocina que incluyen:

  • Ollas
  • Platos
  • Vasos
  • Tazas
  • Cazuelas
  • Sartenes (los antiadherentes son los que más riesgo presentan)
  • Bandejas pequeñas del horno
  • Envolturas de la comida congelada

Evita o elimina el papel aluminio en tu cocina. Se ha demostrado que el papel de aluminio desprende partículas altamente tóxicas cuando lo llevas al horno. Igualmente, las comidas precocidas o congeladas que se llevan directamente al horno.

Los niveles de aluminio aumentan por la cocción cuando las temperaturas son altas y lo dejas mucho tiempo en contacto con el calor. Una hora es suficiente para que se descomponga el aluminio en partículas que van a tus alimentos.

Directamente al cerebro

lata-de-aluminio

El aluminio es para tu cerebro lo que el humo del cigarrillo para tus pulmones. No tienen otra función que la de dañar tu salud. Ten en cuenta que el organismo no necesita nada del aluminio y una vez que entra es difícil sacarlo. Este dañino metal va directo a tu cerebro.

Cuando el aluminio entra en tu cuerpo, se cuela como un polizonte en el sistema que transporta el hierro y se acumula en tu cerebro, afectando tu sistema neurológico. Su toxicidad ocasiona el mismo daño a niños, adultos jóvenes y adultos mayores.

Saca el aluminio de tu cuerpo

aluminio-en-cuerpo

Es difícil desintoxicarse del aluminio, pero no imposible. Existen muchos quelantes que puedes utilizar para sacarlo de tu cuerpo. El primer paso es evitar la exposición al aluminio y consumir productos que lo contengan. Evita a toda costa usar lo siguiente:

  • Crema dental que contenga oxihidróxido de aluminio.
  • Desodorantes antitranspirantes con cloruro de aluminio, clorhidrato de aluminio o compuestos de circonio.
  • Jugos o bebidas envasados en latas o recipientes laminados con aluminio.
  • Utensilios de cocina fabricados en aluminio.
  • Cafeteras y teteras de aluminio.

Además, te recomiendo beber agua rica en sílice, como el agua Fiji. Te ayudará a eliminar el aluminio a través de la orina.

Aumenta tu producción de melatonina con un buen sueño y una suficiente exposición a la luz solar. La melatonina ayuda a eliminar metales tóxicos de tu cuerpo como el aluminio y el mercurio. Incluye en tu dieta los siguientes alimentos:

  • Toronja
  • Aguacate
  • Espárragos
  • Fresas
  • Tomate
  • Melón
  • Quimbombó
  • Durazno
  • Brócoli
  • Espinacas
  • Calabazas,
  • Huevos
  • Pimientos rojos
  • Ajos
  • Cebollas
  • Germen de trigo
  • Proteína de lactosuero

De igual manera, te recomiendo:

  • Hacer ejercicios 15 minutos diarios.
  • Aumenta tus niveles de vitamina D con la exposición solar.
  • Toma baños de sal de Epsom.
  • Come cúrcuma, agrégala a tus comidas o toma una rodajita diaria como una cápsula.
  • Cuida que los alimentos que consumas sean provenientes de granjas orgánicas. Si comes carnes, que sea de animales criados con pastura. Los pesticidas y abonos químicos pueden contener aluminio.
  • Aprende a preparar tus propios productos de higiene personal a base de bicarbonato de sodio, aceites esenciales, aceite de coco, aloe vera y otros productos naturales.
  • Optimiza tus niveles de azufre alimentario. Este elemento es esencial, ya que ayuda al organismo a fabricar protectores contra la carga de aluminio. La cebolla, el ajo, las coles y la cebolleta son ricas en azufre.

Daños a la salud causados por el aluminio

envase-aluminio

Los metales pesados como el aluminio, el plomo, el mercurio, el cadmio y el litio están presentes en el ambiente y en nuestros alimentos. Por ello, debes ser muy cuidadoso para reducir el impacto que estos metales pueden causar en tu organismo. Estos son los daños que los metales pesados causan a tu salud:

  • El Cadmio

Provoca reacciones agresivas, confusión, pérdida de memoria, insomnio y pérdida repentina de apetito. Es utilizado en baterías de larga duración. Estas son altamente contaminantes en uso y cuando se agotan y son desechadas, pues contaminan el agua, el aire y la tierra.

  • El Plomo

Aumenta la hiperactividad y agresividad. Pierdes el sueño y el apetito, también se reduce tu necesidad de beber líquidos.

  • El Mercurio

Provoca intensos dolores de cabeza, pérdida de memoria a mediano y corto plazo, mareos y pérdida del equilibrio.

  • El Aluminio

Está asociado con el Alzheimer, la demencia y el mal de Parkinson

Existen testimonios históricos que revelan el hábito de darle a los soldados licores fuertes mezclados con pólvora y partículas de plomo para aumentar su arrojo y valor. Según algunas crónicas esta bebida los enloquecía y los convertía en fieras sanguinarias.

Cuando estas baterías se agotan, deben ser desechadas en algún contenedor, donde se descompongan sin entrar en contacto con el ambiente.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

 

Referencias

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3056430/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21157018

http://www.alzheimer.ca/en/Home/About-dementia/Alzheimer-s-disease/Risk-factors/Aluminum

https://universityhealthnews.com/daily/memory/aluminum-linked-to-alzheimers-disease/