Busca artículos de Interés aquí

Suscríbete a nuestra lista

Pierde Libras En Una Semana Con Estos Ejercicios

eliminar-libras-con-ejercicios

Cuando se acercan las vacaciones, se nota no tanto por el cambio de clima sino por la ansiedad que esto genera en muchas personas. Lamentablemente, la mayor preocupación no suele ser a dónde ir de paseo o qué hacer durante los días libres, sino esas libras de más que se reflejan en el espejo.

A muchos puede parecerle tal asunto risible; aunque no cabe duda que numerosas personas se deprimen por la apariencia que les da el sobrepeso. Claro que el problema va más allá de lo estético.

Bien es sabido que son las mujeres quienes más padecen de esta inquietud; probablemente por el hecho de cómo lucirá su figura con un bañador, o con ropa de verano. No obstante, los hombres no escapan a estas inquietudes y cada vez se suman más caballeros a la crisis de la apariencia física.

Por su puesto que el sobrepeso debemos evitarlo en cualquier época del año. Recordemos que es una de las principales causas de problemas cardiovasculares, diabetes, hígado graso, descontrol de la presión arterial, y cuantiosas enfermedades más.

Me he quedado pensando en este tema, desde aquella tarde en la que me encontré con Luis. Él y yo estudiamos juntos en primaria, y desde entonces ya se notaba que iba a ser muy alto. Fue muy agradable ver aquel rostro después de tantos años, pese a que me quedé bastante preocupada por su salud.

Debo reconocer que ese día me sentí avergonzada. Y es que, ante el encuentro fortuito, no recordé de inmediato quién era la persona que me saludaba con tanto entusiasmo. Pasados unos segundos, pude percatarme de que se trataba de Luis. Tenía más de 15 años sin verlo, y vaya que había cambiado. Ahora es increíblemente alto, pero también es obeso.

Tipos de sobrepeso y sus consecuencias

sobrepeso

Luego de saludarnos, nos sentamos a tomar un café y, entre tantas cosas, me comentó que había iniciado una dieta estricta porque padecía de obesidad tipo 3.

La obesidad puede catalogarse de acuerdo al riesgo, según la distribución de grasa, en relación a la causa, entre otras clasificaciones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) delimitó un aproximado de índice de masa muscular (IMC), que sirve cómo guía ideal para saber si se padece de obesidad y en qué grado; a saber:

  • Sobrepeso: 25 a 29 Kg/m2.
  • Obesidad grado 1: 30 a 34 Kg/m2.
  • Grado 2: 35 a 39,9 kg/m2.
  • Obesidad grado 3: 40 a 49,9 kg/m2.
  • Grado 4 (extrema): mayor a 50 kg/m2.

Tales valores se calculan dependiendo de la altura y peso de la persona en cuestión. En los hombres no debe sobrepasar el 25% y en las mujeres no debe exceder el 33%. Ahora bien, los tipos de obesidad según la distribución de la grasa, se conocen como:

  • Obesidad Homogénea

En este tipo de obesidad, la grasa no se encuentra localizada en una sola zona del cuerpo.

  • Obesidad Abdominal (Androide)

Se caracteriza porque el excedente de grasa se sitúa en el rostro, tórax y abdomen, dando una apariencia similar a una manzana. Las personas que padecen de este tipo de obesidad tienden a tener problemas de diabetes y cardiovasculares, afectando en gran medida al corazón.

  • Obesidad Ginoide (Periférica)

La grasa se acumula mayormente en las caderas y muslos. Como es evidente, las mujeres son las más susceptibles a padecerla. Este tipo de obesidad causa estragos en las rodillas, genera artrosis y produce gran impacto en la circulaciónsanguínea, lo que ocasiona varices.

¿A qué se debe el sobrepeso?

Más allá de lo que muchas personas consideran, el sobrepeso se origina a razón de la genética u otros problemas no tan apegados particularmente al “descuido propio”.

Los estándares de la moda en la actualidad, continúan satanizando la obesidad. Esto sin considerar que su origen suele deberse más a problemas hormonales, como los relacionadas al sistema endocrino (hipertiroidismo) o diabetes.

Cabe destacar que puede ser también por causa genética; la cual es la más común, pues desde el nacimiento ya existe una predisposición hereditaria.

Y no se puede obviar a quienes padecen de defectos termogénicos, que sucede cuando el organismo afectado no es capaz de quemar las calorías de forma eficaz. Las enfermedades nerviosas o desajustes corporales no pueden dejarse por fuera de esta clasificación, ya que originan, de igual manera, obesidad.

Ciertamente, un estilo de vida poco saludable, basado en una alimentación poco nutritiva y el sedentarismo, es la causa más común. Pero los nutricionistas expertos siempre evalúan a qué se deben tales hábitos.

Esto lo hacen debido a que quienes suelen tener una vida muy sedentaria, con altos desordenes de alimentación, más allá de ser “irresponsables” y “flojos”, podrían estar atravesando una fuerte depresión que engendra el sobrepeso.

La tasa de mortalidad por obesidad es realmente alarmante (sin distinción de edad). Los suicidios de personas motivados por la inconformidad con su apariencia son, de igual manera, preocupantes.

¿Dieta o ejercicios?

dietas-o-ejercicios

Cuando se busca perder una gran cantidad de peso se suele optar o por dietas estrictas o por una cantidad exacerbada de ejercicios. En ambos casos está comprobado que la persona que toma este tipo de medidas falla en la meta.

Las razones son más que obvias: cambiar de un día para otro la alimentación de forma tan rigurosa, genera una alta ansiedad y depresión, por lo que ponerle fin a lo que puede parecer una tortura no va a demorar.

Hacer ejercicios demasiadas horas al día tampoco es una buena opción. El cuerpo se agotará rápidamente por la poca resistencia y lo más seguro es que aparezcan lesiones en un tiempo breve al inicio del entrenamiento.

Esto podría parecer un poco desmotivador cuando deseas quitarte esas libras que sobran. Sin embargo, la forma de eliminar la obesidad es aún más sencilla. ¡Ni dietas severas ni ejercicios exagerados!

La alimentación sí es esencial cuando se busca perder peso. Pero jamás ha de ser rígida porque el organismo reaccionaría de forma agresiva y podría crear problemas emocionales fuertes. Lo más eficaz es ir reduciendo semana a semana el consumo de calorías y porciones.

Ten en cuenta que tener un sobrepeso de 66 libras o más no lo obtienes ni los pierdes de un día para otro. Por ende, has de ser paciente. Perder peso rápidamente también acarrea fuertes problemas de salud y además se suelen recuperar esas libras aún más rápido.

Asimismo, erradicar azúcares y grasas de tu dieta tampoco es la mejor opción. Opta mejor por elegir menor cantidad, grasas más saludables y consumirlas en el horario de la mañana. Combinar esto con ejercicios precisos te hará lucir como tanto lo deseabas además de más saludable por mucho más tiempo.

Quema calorías rápidamente con estos ejercicios

ejercicios

Optar por actividades deportivas de tu agrado es beneficioso porque te mantiene más motivado. Aumentar nuestra movilidad es un progreso.

Está comprobado que en los casos de obesidad, más del 78% de la población abandonan prontamente, por no ver surgir los efectos de forma inmediata. Y aunque no existe un ejercicio mágico, los siguientes entrenamientos te ayudarán en el incremento de quema de calorías. Con ellos obtendrás mayores resultados, en un tiempo reducido y con menos esfuerzo.

1.   Series compuestas

En lugar de descansar entre serie y serie, procura agruparlas para generar mayor esfuerzo del músculo. Por ejemplo, realiza 2 ejercicios de femorales seguidos, tales como: peso muerto rumano y Hip thrust. Haz al menos 20 repeticiones sin descanso de cada uno. Luego descansa 90 segundos y repite al menos 5 veces.

2.   Series gigantes

Muy similar al trabajo anterior, pero en lugar de realizar dos ejercicios paralelos, vas a hacer al menos 3. Te recomiendo extensión de tríceps por encima de la cabeza con mancuerna, Curl de bíceps predicador y Curl de bíceps invertido. Repite cada uno al menos 20 veces. Poco peso. Sin descanso entre ellos.

Al terminar por completo la serie, descansa 90 segundos e inicia de nuevo la actividad. Repite 5 veces.

3.   Súper series

A diferencia de las series anteriores, aquí no deberás trabajar el mismo músculo. Vas a optar por dos músculos opuestos, tales como: bíceps y tríceps / cuádriceps y femoral. Realiza al menos 25 repeticiones de cada uno, sin descanso en toda la actividad, al menos 6 series.

4.   Series descendentes

Inicia con el mayor peso que tolere el músculo a trabajar. Realiza 15 repeticiones y disminuye el peso en 15% para repetir nuevamente la actividad. Tras cada repetición continúa la disminución del peso hasta que sea nulo. No descanse entre series.

5.   Pirámide

Lo mejor es evitar estancarse en las rutinas. Repetir una y otra vez la rutina hace que tu organismo se acostumbre y que queme menos calorías. No descanses entre series. Comienza el entrenamiento con pesas ligeras y 30 repeticiones.

Luego aumenta el peso en 20% y reduce las repeticiones gradualmente, hasta que sientas el músculo agotado. ¡Es excelente para quemar grasa localizada y definir los músculos!

6.   El 2×1

Consiste en combinar 2 movimientos en 1, tal como realizar un salto de paracaídas seguido inmediatamente de una lagartija. Más entrenamiento, menos tiempo, incremento de resistencia y una evidente mayor quema de calorías.

7.   Tabata

Más resistencia, menos calorías. Ideal para evitar la diabetes. Realiza al menos 20 segundos de esfuerzo completo (hasta lo que aguante el cuerpo) y luego descansa 10 segundos. Procura repetir esta actividad por lo menos 10 veces seguidas para mayores resultados.

8.   Intervalos de cardio

Trota lo más rápido que puedas durante 30 segundos y descansa un minuto. Luego vuelve a repetir la actividad. Excelente para perder peso y ganar resistencia.

9.   Combinación de cardio y fuerza

Evita dedicar un día a un solo músculo o a una sola actividad. Combina los ejercicios anaeróbicos con los aeróbicos, agregando un peso soportable en ambos casos.

10.   Ejercicios pliométricos

Actividad muy de moda en la actualidad. Consiste en realizar movimientos rápidos, como saltar en una caja pequeña. Por su intensidad no se debe exceder de 3 sesiones por semana.

Estas son algunas de las recomendaciones que le di a Luis, mientras disfrutábamos de un exquisito café. El quedó gratamente sorprendido porque, como la mayoría de las personas, había elegido un cambio de hábitos radical. Y es que ya su estado de ánimo se estaba viendo bastante afectado.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.