Busca artículos de Interés aquí

Suscríbete a nuestra lista

Comienza Una Dieta Alcalina Contra El Cáncer

dieta-alcalina-para-el-cáncer

La señora Haydee, es una mujer de 55 años y tía de una amiga muy querida. Ella, está luchando contra el cáncer y la quimio le ha ocasionado muchos problemas digestivos y desequilibrios.

Esto la ha hecho terminar en la sala de emergencia descompensada en muchas oportunidades. Mi amiga tiene mucho miedo de que en una de estas emergencias la pierda. Su preocupación me ha motivado a ayudarla por medio de estos consejos.

Cuidar tu alimentación es clave

Cuando vas al oncólogo y escuchas el diagnostico menos deseado, cáncer, tienes muchas preguntas dando vueltas en tu cabeza. Lo único que deseas es curarte y que este momento pase a ser solo una historia pasada en tu vida. El médico prescribe tratamiento farmacológico, terapias, exámenes, entre otros. Pero, pocos te dicen que debes comer.

Y es que hacer cambios en tu alimentación puede hacer la diferencia para sanar del cáncer. Esto, como complemento de los tratamientos que te indiquen. Debes saber que, te sometas o no a quimioterapia, la alimentación es tu mayor fortaleza en esta batalla contra el cáncer. En especial una dieta alcalina, la cual se compone de vegetales, frutas, granos y proteínas.

Lo que comes normalmente por el estilo de vida moderno, sobre todo en países de ritmo acelerado, no favorece la cura del cáncer, menos se parece a una dieta alcalina. Por esto, necesitas reducir proteínas, eliminar grasas trans, comidas procesadas, no cocinar en microondas, comida rápida y azúcar. Todo esto, para que tu organismo pueda permitirse una desinflamación.

¿Qué es la dieta alcalina?

De acuerdo a como te alimentas, así funciona tu organismo. De modo que, una alimentación equilibrada no solo te evita sufrir algunas enfermedades, sino que también puede ayudarte a sanar otras. Y esta, es la razón de hacer una dieta alcalina. Te explico que en un alto porcentaje el cáncer se desarrolla más aceleradamente en un cuerpo con mayor acidez, que en uno alcalino.

El pH en tu cuerpo se mide dentro de los niveles entre 0 al 14; si tu medición está entre el 0 al 7 se te considera con un organismo ácido, mientras que, de 7 al 14 se determina como alcalino. La dieta alcalina puede ayudarte a conseguirlo por medio de alimentos como frutas y verduras, sin carnes de ningún tipo, ni lácteos, ni azúcares y menos grasas.

La idea principal de esta dieta es desintoxicar tu cuerpo por medio de una alimentación sana. Entonces, las toxinas las eliminarás por la orina y protegerá tus riñones de infecciones. Eliminarás todo aquello que te enferma, te hace retener líquidos y mejorarás físicamente.

¿Cómo comenzar una dieta alcalina para combatir el cáncer?

Lo primero que debes hacer es lograr una comprensión de tu necesidad de realizar cambios importantes para combatir el cáncer. Esto genera cierta resistencia que tenemos las personas a los cambios y la incertidumbre de si funcionarán o no. Pero, debes aceptar que no se trata de una moda, estás iniciando un camino hacia una vida sana y equilibrada.

Estos cambios no son más que comenzar a alimentarte de manera natural. Olvidando las nuevas formas de alimentación industrializada y a cambio, consumir comidas frescas, con alimentos locales que puedes preparar sin complicaciones. Todo ello, con el fin de obtener los siguientes beneficios:

1. Reducir la acidosis

acidosis-brócoli

La acidosis latente es capaz de llevarte a sufrir inflamaciones en tu sistema orgánico debido a un desequilibrio en el pH. Esto, es consecuencia de lo que consumes a diario y es como tener en el organismo un campo perfecto para el cultivo del cáncer y su proliferación. La dieta alcalina es capaz de ayudarte a equilibrar tu pH en el interior de las células de tu cuerpo y desinflamarte.

En una dieta alcalina, comes alimentos reales y adecuados para tu salud, dentro de ellos tienes los siguientes alimentos alcalinizantes:

  • Vegetales de hojas verdes
  • Hierbasy especias
  • Vegetales de raíz
  • Cebollas, ajos, puerros y cebollines
  • Brócoli y coliflor
  • Calabazas
  • Frijoles, lentejas y chícharos
  • Semillas y nueces
  • Arroz
  • Pescados que no estén contaminados, ni de criadero

2. Disminuir la insulina

Cuando retiras el azúcar de la dieta estas ayudándote en muchos sentidos. Las células cancerígenas utilizan más azucares que otras células de tu cuerpo. Seguido de esto, cuando tu cuerpo metaboliza la azúcar crea ácido, lo cual estimula el desarrollo y proliferación del cáncer. Para completar, libera la respuesta de tu organismo a la insulina.

En resumen, el azúcar cuando entra en tu cuerpo disminuye la respuesta de tu sistema inmunológico y eleva los niveles de insulina. Debes saber que, la resistencia a la insulina también es causante de la expansión del cáncer en el organismo. Aparte de esto, el azúcar también es responsable de disminuir el magnesio en tu cuerpo que te hace vulnerable a padecer cáncer.

Cuando te aconsejo disminuir el azúcar, te hago referencia a:

  • Eliminar el jarabe de maíz, debido a que contiene mucha fructosa y esta contiene mercurio que es un contaminante que ocasiona cáncer.
  • Evitar los azucare naturales como la miel y jarabe de agave.
  • No consumir piloncillo o azúcar blanca.

Aprende a disfrutar el verdadero sabor de los alimentos, en poco tiempo lo conseguirás. Y, si te surge el antojo de algo dulce, come una manzana, melocotones secos o piña. En pequeñas cantidades para no cargar tu cuerpo de fructosa. Cuando el azúcar invade tu cuerpo las células cancerígenas se multiplican al cuadrado.

3. Evita las infecciones bacterianas

aceite-de-coco

Cuando estas combatiendo el cáncer el sistema inmune debe ser fortalecido y eso lo logras con una dieta rica en grasas buenas tales como:

  • Aceite de oliva

Seguro conoces los beneficios del aceite de oliva extra virgen y que, es la base de una de las dietas más sanas como lo es la dieta mediterránea. Es un aceite que ayuda a desinflamar las células de tu organismo, en este caso las cancerígenas.

  • Aceite de coco

El aceite de coco tiene un efecto antibacteriano y antimicótico, por lo que si padeces de cáncer te será de utilidad para evitar que sufras algunas de estas infecciones y así, no disminuyas tu respuesta inmune. Por otra parte, se considera que tiene propiedades anticancerígenas.

Te invito a sustituir los aceites de soya, maíz, girasol, canola, entre otros por el aceite de coco y el de oliva.

4. Mejora la respuesta de tu sistema digestivo

Cuando tienes cáncer y te sometes a tratamiento, tu sistema digestivo sufre cambios muy bruscos a causa de la quimio. Por lo que, tu sistema inmune se debilita ya que sufres muchos cambios en las bacterias buenas de tu flora intestinal. Uno de los alimentos más perjudiciales son los granos y harinas con gluten tales como, el trigo, centeno y la avena que contiene trazas de harina.

El gluten causa inflamación del intestino y muchos tejidos del organismo. Te recuerdo que la inflamación es una cuna para el desarrollo del cáncer. Debido a lo anterior, te recomiendo que te alejes del consumo de: pastas, cereales, bollería y pastelería. En su lugar te recomiendo que comas granos de arroz, quínoa, amaranto y mijo.

5. Promueve salud con tus bebidas

Tus bebidas son importantes para mantenerte hidratada, pero también para fortalecer la alcalinidad de tu dieta, te aconsejo lo siguiente:

Las bebidas como; jugos embotellados, enlatados o congelados no están recomendadas debido a, el alto porcentaje de azúcar, saborizantes y demás químicos que te intoxican e inflaman.

  • Aléjate del alcohol y el café.
  • Prefiere jugos verdes o de vegetales que sean frescos.
  • Bebe infusiones de té verde, salvia, jengibre o menta. Prepáratelos fríos o calientes, pero de manera ligera y disfrútalos durante el día.
  • Puedes tomar varias veces al día, un limón exprimido en agua, bien sea fría o caliente en diversas oportunidades del día.

Algunos consejos para preparar tus alimentos

ensaladas

Consume ensaladas caseras preparadas con vegetales como: zanahorias, calabaza, hinojo, espinaca, tomates, remolacha, escarola y lechugas. Adereza con: aceite de oliva y limón recién exprimido. Corona con algunas semillas como chía, ajonjolí, nueces o ¼ taza de frijoles.

  • Cocina tus vegetales al vapor, cuando lo haces se concentran en ellos todos los sabores naturales y aprenderás a disfrutarlos de manera natural. Más si deseas cambiar, puedes saltearlos levemente con aceite y ajo, el sabor se maximizará y te sacará de lo común.
  • Elabora ensaladas crudas rayadas o picadas muy finas con vegetales como el repollo, zanahoria, remolacha y cilantro. Adereza con limón y aceite de coco.
  • Prefiere las comidas caseras y no las de restaurantes. Tú, no tienes control de las preparaciones cuando comes fuera de casa.

Finalmente, la propuesta de una dieta alcalina es la preparación de una vida más sana y fortalecer el organismo para combatir el cáncer. Es revertir procesos inflamatorios que causan muchos padecimientos que son promotores del daño celular y que estimulan la propagación del cáncer.

Haydee, la tía de mi amiga, ha mejorado muchísimo, ya no ha tenido más episodios que la lleven a la sala de emergencias, su cuerpo está más fuerte, asimila más los nutrientes y los indicadores de cáncer han retrocedido. Ahora, te toca a ti esta saludable.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

 

Referencias: