Cómo Tu Cepillo Puede Enfermarte

Noticias de Salud

Cuando era pequeña en mi también pequeño cuarto de baño  en mi casa en España (si has tenido oportunidad de estar en España seguro que te has dado cuenta de que allí todo es pequeño), teníamos colgado en la losa de la pared un pequeño poster que nos indicaba como cepillarnos los dientes debidamente y la importancia de pasar la suficiente cantidad de tiempo en cada área.


Todos sabemos de la importancia de cepillarnos los dientes periódicamente. Algunos incluso consultan con un higienista dental a menudo por controles y limpiezas profesionales. Pero ¿sabías que el cuidado adecuado de los dientes va más allá
del cepillado y el hilo dental?


Comencemos con el cepillo de dientes. ¿Cambias los cepillos de dientes de tu familia periódicamente? Los expertos recomiendan comprar un nuevo cepillo cada tres a cuatro meses o tan pronto las cerdas  se comiencen a desgastar.



¿Cómo usas tu cepillo de dientes?


Si usas un cepillo por más tiempo, probablemente no logre eliminar la placa eficazmente. También es buena idea cambiar los cepillos después de estar enfermo, en especial en caso de enfermedades contagiosas. ¿Te estás recuperando de una gripe, resfrío, faringitis o virus estomacal? No dudes en tirar tu cepillo y empezar de cero tan pronto te recuperes. De otro modo, estarás volviendo a infectarte.


cepillar-dientes


Cómo guardas tu cepillo de dientes también importa. Las investigaciones demuestran que lo mejor es guardarlos en posición vertical y expuesto al aire. Así las cerdas se mantienen secas, lo que disminuye el crecimiento de hongos y bacterias.


Según los expertos de la Universidad de Alabama en Birmingham, también puede convenir enjuagarse la boca con enjuague bucal antibacteriano antes de cepillarse para reducir la cantidad de bacteria en la boca.


Los cepillos no se empacan ni transportan en condiciones estériles por lo que, incluso recién salidos del paquete, es probable que las cerdas tengan bacterias.


Los estudios demuestran que la mayoría de los cepillos de dientes están contaminados por varios tipos de bacteria. Esto es en parte inevitable, pero debería poder minimizarse enjuagándolos bien después de usarlos y guardándolos en posición vertical y expuestos al aire.


También es conveniente guardarlos lo más lejos posible del excusado. Por supuesto, jamás deberías compartir tu cepillo de dientes y deberías evitar tocar las cerdas para prevenir su
contaminación.



Cuidado de tus dientes


Por último, es muy importante ver a un dentista de forma regular. Un mal cuidado puede llevar a enfermedades de las encías como la periodontitis. Este tipo de infección continua que se presenta en y debajo de la línea de las encías podría tornarse grave. La periodontitis sin tratar no solo provoca mal aliento o
dientes feos. Es peligrosa para la salud. La bacteria de las encías infectadas puede entrar al flujo sanguíneo desde donde puede contribuir a enfermedades inflamatorias sistémicas, como enfermedades cardiovasculares o incluso diabetes.


Si no se tratan, las enfermedades de las encías pueden incluso provocar neumonía si las bacterias ingresan a los pulmones.



Algunas consideraciones


Muchas  investigaciones sugieren que los hombres con enfermedades de las encías tienen un 50% más de posibilidades de ser diagnosticados con cáncer pancreático o renal. Las enfermedades de las encías también se han asociado a un riesgo 30%
más elevado de contraer ciertos tipos de cáncer de sangre. ¡Eso sí que es algo en qué pensar!


Así que no olvides utilizar tu cepillo de dientes a diario para mantener buena higiene bucal pero también de cambiarlo a menudo para que este no sea un colector de bacteria