10 Efectos Secundarios de la Splenda

Hace un poco más de una década el producto endulzador Splenda apareció en el mercado. Era una nueva opción para subtituir el azúcar por un polvo endulzante sin calorias. Al principio parecía una opción prometedora.

El recibimiento de este nuevo miembro formó el trio de los edulcorantes artificiales.  Ahora se conocen como Equal (aspartame sobrecito azul), Splenda (sucralose sobrecito amarillo) y Sweet’n Low (sacarina sobrecito rosa).

Para sentirnos bien, la mayoría de mujeres nos esforzamos por tener una buena figura.  No solo es nuestro aspecto físico sino también nuestra salud y la de nuestros hijos. Con eso en mente muchas familias han cambiado sus hábitos alimenticios.

Han eliminado el consumo del azúcar  substituyéndolo por Splenda (el sobrecito amarillo). Ha sido considerada como una opción más saludable que el azúcar, la sacarina o el aspartame.

La revista Times emitió un artículo "The Case Against Artificial Sweeteners Is Getting Stronger" ("El tema de los azúcares artificiales esta tomando fuerza" por Alice Park.  Allí se expuso un nuevo informe publicado en JAMA Pediatrics.

Los investigadores concluyeron después de analizar a más de 3,000 mujeres embarazadas que las que consumieron edulcorantes artificiales durante el embarazo eran doblemente propensas a  tener hijos obesos a la edad de un año.

La obesidad en los Estados Unidos está siendo una epidemia incontrolable y de suma preocupación para todas las madres. Pero además de lo que este estudio concluyó hay muchos otros motivos.   Por eso te recomiendo que jamás utilices ninguno de estos productos artificiales.

Por varios años, la marca Splenda solia utilizar el eslogan "Splenda, sabe como el azúcar porque viene del azúcar".  Pero en el año 2007 McNeil Nutritionals, la compañia que comercializa Splenda, tuvo que presentarse frente a los tribunales.

El motivo era defender su posición y explicar por qué utilizaron publicidad confusa para vender su producto.

Es importante tener claro que la sucralosa con nombre comercial Splenda es diferente al azúcar.   Es decir, NO es lo mismo. Su publicidad nos da a entender "Hecho de azúcar, por lo que sabe a azúcar".

Este producto no es más que un endulzante artificial muy parecido al aspartamo y la sacarina.  Al igual que éstos, tiene efectos dañinos para la salud.

Este endulzante a base de sucralosa (Splenda) es actualmente permitido como aditivo en múltiples alimentos procesados en general. Esto luego de que fuese aprobado su uso en 1998 como un dulcificante para café y uso en pequeñas porciones.

Aprobado por la entidad competente para el caso la FDA (por sus siglas en inglés) o  Administración de Alimentos y Medicamentos como se conoce en español.

Poco después de aprobar su uso, la FDA permitió su empleo en postres congelados, bebidas sin alcohol y alimentos preparados.

La conformidad del producto por parte de la FDA sucedió luego de un largo proceso. Se realizó una revisión de más de 100 estudios efectuados en animales y personas.

Sin embargo, y para sorpresa de todos, se comprobó que solo el 1,8% del estudio correspondía a ejemplares humanos.  Solo dos personas para ser más exactos. Y en éstos, el estudio no fue por más de cuatro días.

Existen evidencias de que la utilización de este tipo de endulzantes artificiales puede causar  trastornos eventuales en su organismo. Afectan notablemente el apetito, causa ansiedad que conlleva al aumento de peso, cambios en el metabolismo y padecimientos cardiacos.

Los estudios descubrieron que la Splenda aumenta considerablemente el pH intestinal, aminorando un 50% el número de bacterias intestinales saludables.  Estas se encargan principalmente de mantener equilibrio y armonía en general, teniendo a raya a los microorganismos adversos. De esta manera se puede tener un cuerpo saludable.

La deficiencia de estas bacterias puede verse en muchas personas en la actualidad. Ellas eligen su alimentación a partir de alimentos procesados. Se recomienda ingerir probióticos como suplemento para poco a poco subsanar estas insuficiencias.splenda-1024x6984acbe660

 Efectos de la Sucralosa (Splenda) para la Salud


Se pueden detallar algunos efectos secundarios derivados del uso de Splenda:

1.-  Aumento en los niveles de azúcar en sangre.

2.- Dolencias gastrointestinales

3.- Dolores de cabeza.

4.- Convulsiones

5.- Mareos

6.- Problemas de visión

7.- Alergias

8.- Aumentos de peso

9.- Secreciones nasales y congestión nasal que puede venir acompañada con estornudos.

10 Enrojecimiento de la piel y ojos, ardor, comezón, ulceras, costras y síntomas de alergia comunes.

Muchos otros efectos secundarios pueden encontrarse en la web, a partir de quejas de los propios usuarios. Podría decirse que se encuentra más información de efectos adversos de este producto en los sitios de internet, foros, blogs que en la base de datos e información recogida por la FDA a partir de los cuales le dieron aprobación al producto. 

Otros Efectos Secundarios considerables


Los efectos son cuantiosos, unos más comunes que otros, y perceptibles en cortos periodos de tiempo. En las primeras 24 horas a partir del momento del consumo, es posible notar lo siguiente: 

Dolores articulares.

Dolores de cabeza fuertes o migrañas.

Depresión.

Ansiedad.

Dolor gástrico, nauseas, flatulencias, diarrea, vómitos, entre otros.

Tos y problemas para respirar y palpitaciones.

 Dieta Engañosa


Tiempo atrás, aproximadamente diez años, comenzó a desvelarse que los endulzantes artificiales no contribuían del todo con los deseos de los usuarios de bajar de peso.

Sucedía que estimulaban el apetito, provocaban las ganas de consumir carbohidratos y producían ansiedad. Creer que se puede bajar de peso a partir del consumo de este tipo de alimentos artificiales es una falacia tramada comercialmente con mucho cuidado.

Si en su caso, es usted de los que tenía esta creencia le aconsejamos que note que se trata de una gran mentira. Para ser exactos, los alimentos que contienen esta sucralosa (Splenda) tienen la capacidad de alterar la bioquímica de su organismo y provocar que el mismo no pueda intervenir en el control de las calorías que consume.

Por alguna razón, hoy en día se siguen consumiendo estos endulzantes para sustituir el azúcar como recomendación de dietistas, nutricionistas, médicos y agencias de salud pública de  los Estados Unidos.

 ¿Podría estar consumiendo Sucralosa (Splenda) y no saberlo?


Sí. Este endulzante se encuentra en una amplia variedad de alimentos procesados como las bebidas gaseosas, jugos y alimentos congelados, pero debe tener en cuenta que casi un 10% del total de la producción va a los productos farmacéuticos.

Es decir, también podría estar consumiéndolo a través de los medicamentos que regularmente utiliza, sin saberlo, porque en la mayoría de los casos la sucralosa (Splenda) o aparece en la información del contenido del medicamento.

En cuanto al consumo humano, la sucralosa (splenda) nunca ha mostrado ser segura


Desde el 2006, pocos ensayos han sido publicados sobre estudios con sucralosa (Splenda). Solo seis para ser más exactos.

De estos seis ensayos, se completaron únicamente dos y fueron publicados antes de la aprobación de la sucralosa para el consumo humano por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos.

Los dos ensayos publicados incluían el estudio en un total de 36 humanos.

Haber hecho el estudio en 36 personas, puede parecer poca cantidad, pero lo peor es que de las 36 solo a 23 personas se les suministró de manera efectiva la sucralosa para el estudio, en un ensayo de no más de cuatro días, que de paso lo que estudiaba era la relación de la sucralosa con las caries dentales y no la tolerancia humana hacia el producto.

Basados en ese estudio, la FDA generalizó estas conclusiones como muestras representativas  de toda la población humana. Es decir, representó a niños, adultos, mujeres, personas con condiciones crónicas y/o especiales, todos en esa pequeña muestra en la que ninguno de ellos fue examinado.

La mayor parte de los estudios realizados sobre Splenda, fueron hechos en animales. Esto es algo que no nos dice la FDA, aunque sostiene que en efecto, fueron revisados más de cien estudios hechos sobre Splenda.

Aun así, estos estudios siguen revelando problemas en el producto como aumento de la infertilidad en hombres, calcificación en riñones, elevación de glóbulos rojos, abortos espontáneos y aumento de 23% de mortalidad, a partir del estudio en un grupo de conejos en el que la tasa normal era de 6%.

 La Sucralosa se parace más al DDT que al Azucar, químicamente hablando


La sucralosa es una sustancia sintética y química creada por primera vez en un laboratorio. En el inicio tenemos una molécula de azúcar a partir de la cual con un proceso químico se añade a tres moléculas de cloro, alterándose químicamente de tal manera que se crean una nueva molécula de fructo-galactosa.

Esto nos da a entender entonces que la sucralosa se parece más al Dicloro Difenil Tricloroetano que al azúcar. La fructo-galactosa no es natural, es decir, no se produce naturalmente por lo que nuestro organismo la desconoce y no puede
metabolizarla de forma correcta.

Aunque se afirme una y otra vez que Splenda no es metabolizada por el organismo lo que la hace sumar cero calorías al cuerpo, las investigaciones (de estudios en animales principalmente) demuestran que al menos 15% de sucralosa va directo a nuestro sistema digestivo y a las células de grasa.

Lamentablemente, en caso de que se trate de un organismo sano con un sistema digestivo que funcione correctamente, se corre el riesgo de que el producto se descomponga en sus intestinos y su estómago.

Alternativas más saludables 


La Stevia es una de las mejores alternativas al azúcar, especialmente añadida a tés como el jengibre, y muchas otras hojas y flores silvestres, el sabor de la Stevia es sumamente placentero.

Sé lo muy dificil que es abandonar el azúcar.  Créeme cuando te digo que hace 20 años yo era una adicta a esta substancia tan tóxico. Abandonarlo no fue fácil pero los resultados valieron la pena.

Para conseguirlo el primer paso es tener determinación basada en conocimiento. El proceso se hace más sencillo, cuando entendemos cuán tóxico es consumir azúcar.  Asimismo, lo mucho mejor que nos sentimos cuando la dejamos de consumir.

El primer paso es dejar todos los azúcares líquidos, refrescos soda, jugos (todos los jugos o zumos) están cargados de azúcar y apenas aportan nutrición. Los jugos engordan igual que las sodas la única diferencia es que el azúcar en lugar de ser añadido es descendiente de la fruta.

A diferencia de aportar los beneficios de la fruta entera, el zumo cuando separado de la fibra y otro nutrientes que se hallan en las membranas de la planta, pierde su poder nutritivo y se convierte en un agente que cuasa obesidad.

Jugos comerciales, también son dañinos


Los jugos comerciales, TODOS ELLOS, pasan por un proceso de cocción antes de su envasado. Ese proceso consiste en elevar la temperatura para pasteurizarlos y evitar que tengan bacterias dañinas y se conserven más tiempo.

Cuando viertes el zumo que acabas de sacar de la nevera en un vaso pensando que le estás proporcionándole a tu cuerpo todos los nutrientes que necesita para empezar el día con energía y salud, lo único que le regalas a tu organismo son 30 gramos de azúcar o veces incluso más que exhaustan la producción de insulina y convierten la mayor parte de ese azúcar en grasa que se acumula principalmente en la zona abdominal.

Una vez hayas conseguido vivir bebiendo agua y tés endulzados con Stevia ya habrás conseguido eliminar la mayor fuente de calorias muertas que la mayoría de personas consumen a diario.

El segundo paso es empezar a disminuir poco a poco el consumo de productos que contienen azúcar añadido. Me estoy refieriendo a los yogures de sabor, cereales para el desayuno, reposteria ...

Para aprender como hacerlo de forma sencilla, adquiriendo buenos hábitos de salud, te invito a descargar mi libro Yo puedo, en donde conseguirás toda la información para aprender a comer sano.  Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

La ansiedad y el deseo por el azúcar


Algo que muchas personas ignoran es que el azúcar produce ansiedad y la ansiedad provoca antojos por el azúcar. Entendiendo el dilema, es importante interrumpir el ciclo vicioso aún cuando eso nos provoque un estado de mal humor hasta que nuestro organismo se estabiliza

Para romper la adicción es necesario evitar del todo cualquier dulce. El motivo por el cual recomiendo abandonarlos por completo es porque al hacerlo vas a ayudar a las hormonas insulina y leptina a desempeñar mejor su rol.

Además de la conexión fisica también existe una conexión emocional ligada a los antojos por el azúcar. Existe un método para disminuir estos efectos de los antojos alimenticios. Se llaman Técnicas de Liberación Emocional (EFT, por sus siglas en inglés). El EFT es una técnica de acupresión que se utiliza basada en los punto de acupuntura y que ha resultado beneficiosa para muchas personas.

Conclusión


Evita los edulcorantes artificiales el rosa, el azul y el amarillo (para los que son residentes de los Estados Unidos) todos son igual de malos, tóxicos y no recomendables.

Reduce tu consumo de calorias líquidas zumos o jugos, sodas, leches de café con sabores, ketchup... siempre lee las etiquetas.

Y por último informate. Dicen que el saber es poder. Personalmente, solo conociendo los efectos tan dañinos de todos esos polvos me hace querer salir corriendo y me molesta muchísimo que la publicidad nos haya mantenido tan cegadas. Espero que te haya gustado leer este artículo tanto como a mi me ha gustado escribirlo para tí.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.
Referencias
http://time.com/4323328/aspartame-artificial-sweeteners-sugar/

http://www.nbcnews.com/id/18041155/ns/business-us_business/t/splenda-court-over-claims-its-sugar/#.VzH-Y2OTVBw