Un Mayor Consumo De Vitamina K Reduce El Riesgo De Cáncer

Noticias de Salud

Paul ha estado sometido a diversos tratamientos y ha observado una ligera mejoría. Lo  que Paul no sabe es que existe una vitamina que puede ayudarlo a mejorar y recuperar su salud ósea.  El nombre de este maravillosa sustancia es  la vitamina K. El sufre de osteoporosis desde hace más de 5 años. Este padecimiento ha afectado totalmente su vida ya que sus actividades están cada vez más reducidas.  Así  Los episodios de dolor son más frecuentes.

La vitamina K, también conocida como Fitomenadiona  es un compuesto químico del organismo que influye, de forma sustancial, en la producción de glóbulos rojos, ayudando así a la coagulación de la sangre y a la regeneración del organismo (si se consume en una dosis mayor) con el fin de ayudar a mitigar los síntomas gran cantidad de enfermedades, entre ellas podemos nombrar las siguientes:

  • Osteoporosis

  • Cáncer de hígado

  • Leucemia

  • Cáncer de pulmón

  • Calcificación en las arterias

  • Padecimientos cardiovasculares

  • Enfermedades degenerativas del cerebro

  • Várices


La vitamina K, a su vez, se divide en dos: vitamina k1 y vitamina k2.  Ambas presentan cualidades y formas de obtención diferentes.

La vitamina k1 es la encargada de mantener una coagulación sanguínea eficaz mientras ayuda a la estructura ósea a retener el calcio para fortificarlos, también evita que los vasos sanguíneos se calcifiquen para mantener un ritmo de coagulación óptimo, la vitamina k1 se puede conseguir en los vegetales de hoja verde.

En cambio, la vitamina k2 es producida por una bacteria que se aloja, en grandes cantidades, en el intestino; desafortunadamente la vitamina k2 es excretada fácilmente a través de los desechos fecales y se necesitan altas dosis de la misma para su mejor desempeño, la vitamina k2 se puede conseguir en alimentos que han sido expuestos a un fuerte grado de fermentación, los mismo pueden ser: el queso, la soja y el natto (alimento de origen asíático) este último es el que posee mayor cantidad de vitamina k2 por mg y su consumo aumenta, satisfactoriamente, los niveles de la misma en el organismo.

La vitamina K2 y la vitamina D3, una dupla eficaz para tratar la osteoporosis. 


La vitamina D3 ofrece múltiples beneficios para la salud, debido a que sintetiza, en gran medida, la absorción de calcio en el cuerpo; dicha absorción puede ser contraproducente debido a que puede calcificar las arterias, produciendo así, episodios de coagulación sanguínea que pueden convertirse en graves episodios de trombosis, alteraciones de las plaquetas y hemorragias.

Si la misma es consumida en conjunto con la vitamina K dichos beneficios se maximizan, debido a que se aumenta la absorción de calcio para la fortificación de los huesos y se disminuye el riesgo de padecer alteraciones relacionadas a la coagulación de la sangre, gracias a que la vitamina K funciona como un anticoagulante muy efectivo.

Una de las principales bondades que ofrece esta dupla es el mejoramiento de la salud ósea para combatir la osteoporosis, proporcionando los siguientes beneficios:

  •  Aumenta la densidad ósea de los pacientes con osteoporosis  y mantiene los niveles de la masa de los huesos en un porcentaje ideal para aquellos que no padezcan la enfermedad, previniendo así la aparición de la misma.

  •  Incrementa la producción de osteocalcina en las células del individuo, controlando, de esta manera el desarrollo de los huesos.

  • Reduce en un 80% los episodios de fracturas pélvicas y no vertebrales en las personas que consumen un suplemento de vitamina K, a su vez reduce en un 60 % las fracturas vertebrales.


Reduce el riesgo de cáncer consumiendo esta vitamina.


Estudios han confirmado que el consumo recurrente de vitamina k2, tanto en complementos alimenticios como de forma natural, disminuye el riesgo de padecer cáncer, en sus diversas manifestaciones. La forma en cómo actúa la vitamina K para disminuir el riesgo del padecimiento de cáncer consta de la reducción de la proliferación de las células cancerígenas, de esta manera ayuda a disminuir la aparición de tumores malignos.

Modifican los patrones de crecimiento de los nódulos cancerígenos, pausando el ciclo celular evitando que las mismas se sigan reproduciendo causando la muerte celular en los tejidos afectados por el cáncer, mermando así la incidencia de la enfermedad, mejorando el pronóstico y amentando la esperanza de vida de quien la padece.

Expertos han confirmado que las personas que consumen un índice más alto de vitamina K viven, en promedio, 7 años más en relación a las personas que consumen un porcentaje más bajo de dicha vitamina. También se analizó la influencia del consumo de vitamina K en pacientes cardíacos, y el estudio reflejó que se disminuyó en un 9% los episodios de padecimientos cardíacos en los pacientes que consumieron 10 mcg más de vitamina k2, tanto en su alimentación, como en suplementos vitamínicos de origen natural. 

 ¿Cómo puedes incluir esta maravillosa vitamina en tu dieta diaria?


Existen gran cantidad de opciones para comenzar a incluir la vitamina K en tu rutina alimenticia, acá te presento un pequeño listado de los alimentos a considerar:

  • Col rizada

  • Col de Bruselas

  • Lechuga

  • Brócoli

  • Aguacate

  • Soja

  • Espárragos

  • Hierbas frescas o secas ( albahaca, perejil, cilantro, salvia, tomillo, orégano seco)

  • Espinaca

  • Berro

  • Acelga

  • Radicchio

  • Ciruelas pasas

  • Curry y paprika

  • Cebolletas (cebollino, cebolla de verdeo)

  • Natto ( alimento asiático a base de la fermentación de la soja)

  • Alimentos lácteos ( con bajo porcentaje de conservantes artificiales)


Se puede incluir un suplemento vitamínico con alto contenido en vitamina K para ayudar a complementar estos alimentos antes mencionados. Permite  mejorar la absorción de los nutrientes en el organismo. La vitamina K es un complemento fundamental para mantener una vida saludable, mejora tu rendimiento físico y celular. Asimismo contribuye a la prevención de un sinfín de enfermedades.

Recomendación final


Paul al conocer las bondades de esta vitamina, decidió incluirla en su dieta diaria y acoplarla con su tratamiento de calcio y vitamina D, mejorando significativamente la salud de sus huesos, deteniendo el proceso degenerativo que causa la osteoporosis. Hoy en día Paul mantiene una vida más activa y saludable y sigue luchando contra esa terrible enfermedad, ahora con la ayuda de la vitamina K.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

 
Referencias:

Am J Clinical Nutrition April 2008;87(4):985-992
J Nutr. November 2004;134:3100-3105
 NutraIngredients.com, February 12, 2009
 Eur J Nutr. December 2004;43(6):325-335
Arch Intern Med. 2006; 166: 1256-1261
NutraIngredients.com, March 30, 2010
 Medical News Today, April 20, 2010