Busca artículos de Interés aquí

Suscríbete a nuestra lista

Cómo Tener Una Alimentación Saludable

cómo-tener-una-alimentación-saludable

Durante el último siglo, nuestros hábitos alimenticios han cambiado dramáticamente, en comparación con los que quizás nuestros abuelos y bisabuelos tenían. El mundo globalizado, la rapidez y la tecnología han llevado a la sociedad a querer obtener las cosas de manera rápida y de manera instantánea.

Es por eso que es muy común ver en los supermercados alimentos instantáneos. Ya prácticamente preparados para sólo colocar en el microondas y en menos de unos minutos ya tener la comida. Esto resta todo el proceso de picar, cocinar y preparar la comida de manera manual.

Mucha gente que lleva una vida ajetreada y ocupada, está acostumbrada a resolver sus desayunos y almuerzos con comidas instantáneas o hasta resolver en la calle con alguna golosina. Hábitos que a la larga dañan nuestra salud y nos restan vida.

Vivir más y mejor es el deseo de cualquier ser humano. Para lograrlo, es necesario tomar medidas desde las primeras etapas de la vida, ya que repercuten en la vejez. Sin embargo, quiero hacer la acotación de que Nunca es tarde para mejorar nuestros hábitos alimenticios.

Luisa Fernanda, es una mujer de 60 años a quien conocí por medio de Eva, quien es una de mis colegas. En una tarde que estuvimos conversando Eva, me comentó que Luisa Fernanda, a la edad de 40 años, decidió cambiar sus hábitos alimenticios. Y hoy a sus 60 era una mujer muy saludable a la cual parecía que los años no habían pasado por ella.

Luisa Fernanda no había llevado una vida de buenos hábitos alimenticios pero un día decidió cambiar sus hábitos y lo logró. El día de hoy quiero hablarte de cómo puedes cambiar tus hábitos alimenticios no importa la edad que tengas. Puesto que nunca es tarde para hacerlo. Te aseguro que notarás los cambios en tu vida al cabo de un mes.

Una Alimentación saludable

Siempre hay maneras sencillas de planear, disfrutar y atenerse a una dieta saludable. La alimentación saludable no se trata de limitarte a una dieta estricta, o de privarte de los alimentos que amas. Más bien, se trata de sentirte bien, tener más energía, mejorar tu salud y estabilizar tu estado de ánimo.

Si te sientes abrumada por el hecho de tener que hacer dieta, no estás sola.  Sin embargo, es cuestión de actitud y de saber y tener la certeza de que puedes aprender a crear una dieta sabrosa, variada y nutritiva que sea tan buena para tu mente como para tu cuerpo.

Una alimentación saludable mejora tu estado de ánimo

Todas sabemos que comer bien puede ayudarte a mantener un peso saludable y evitar ciertos problemas de salud. Sin embargo, muy pocos saben que la dieta puede tener un efecto profundo en tu estado de ánimo y sentido del bienestar.

Existen varios estudios que han confirmado y relacionado el consumo de una dieta llena de carnes procesadas, comidas envasadas, e instantáneas, además de bocadillos azucarados, con tasas más altas de depresión, estrés, trastorno bipolar y ansiedad.

De hecho, comer una dieta poco saludable puede incluso ayudar a desarrollar trastornos de salud mental como el TDAH, la enfermedad de Alzheimer, la esquizofrenia y aunque no lo creas puede influir en el aumento del riesgo de suicidio en los jóvenes.

El comer más frutas y verduras frescas, cocinar las comidas en casa y reducir su ingesta de azúcar y carbohidratos refinados, puede ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo y reducir el riesgo de problemas de salud mental. Si conoces a alguien que ha sido diagnosticado con un problema de salud mental, el comer bien puede incluso ayudar a controlar sus síntomas y recuperar el control de su vida.

¿Cómo debe ser una dieta saludable?

No creas que es complicado comer una dieta saludable. Aunque conozcamos que algunos alimentos o nutrientes específicos demuestran tener un efecto beneficioso sobre nuestro estado de ánimo. En realidad, lo que más importa es su patrón dietético.

La piedra angular de un patrón de dieta saludable, es reemplazar los alimentos procesados ​​con comida real. La mayor parte del tiempo que sea posible. Debemos escoger comer alimentos que estén tal cual como la naturaleza lo hizo, sin mucho proceso.

Construye tu dieta saludable

Existen infinidad de dietas, pero muchas veces como me comentan algunas amigas, se ven confundidas ya que al buscar información algunas se contradicen. Primero que nada, debes tener en cuenta que no todas las dietas les caen bien a las personas. Es por eso que lo más recomendable es que tú misma construyas tu dieta.

Lo que debes saber es que todas necesitamos un equilibrio de proteínas, grasas, carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales en nuestra dieta para mantener nuestro cuerpo sano.

Muchas veces no es necesario eliminar ciertas categorías de alimentos de tu dieta. Sino seleccionar las opciones más saludables de cada categoría.

A continuación, te presento las categorías que debes tomar en cuenta para tu dieta saludable:

1. Proteínas

proteínas-para-una-alimentación-saludable

Las proteínas nos dan la energía para movernos e influye en nuestro humor y función cognoscitiva. Demasiada proteína puede ser perjudicial para las personas con enfermedad renal. Investigaciones han sugerido que muchos de nosotros necesitamos más proteínas de alta calidad, especialmente a medida que envejecemos.

Eso no significa que tengas que comer más productos animales, hay una variedad de fuentes vegetales que contienen proteínas. Entre las buenas fuentes de proteína están:

  • El Pescado.
  • Los mariscos.
  • Aves de corral.
  • Productos lácteos (bajos en grasa).
  • frijoles.
  • Nueces y semillas.
  • Tofu y productos de soja fermentada.

2. Grasas

No todas las grasas son iguales. Las grasas malas pueden arruinar tu dieta y aumentar el riesgo de ciertas enfermedades. Pero, las grasas buenas protegen tu cerebro y corazón. De hecho, las grasas saludables, como los omega-3, son vitales para su salud física y emocional. Las que puedes añadir a tu dieta son:

  • Aceite de coco.
  • Aceite de oliva extra virgen.
  • Aguacate.
  • Semillas y nueces.

3. Carbohidratos

carbohidratos-para-una-alimentación-saludable

Los carbohidratos son una de las principales fuentes de energía para tu cuerpo. Pero estos deben provenir de carbohidratos complejos no refinados como: vegetales, granos enteros y fruta en lugar de azúcares y carbohidratos refinados como el pan y todo lo que contenga harina refinada.

4. Calcio

Tu cuerpo usa calcio para mantener tus huesos y dientes sanos. A medida que envejecemos, vamos perdiendo la capacidad de mantener el calcio en nuestros cuerpos. Lo que nos conduce a la osteoporosis, la ansiedad, depresión y las dificultades de sueño.

5. Fibra

fibra-para-una-alimentación-saludable

Comer alimentos ricos en fibra dietética (granos, frutas, verduras, nueces y frijoles) puede ayudarnos a regular y reducir el riesgo de enfermedades del corazón, derrames cerebrales y diabetes. También puede mejorar tu piel e incluso ayudarte a perder peso.

Ventajas y Desventajas de una Dieta Saludable y la Actividad Física

Hacer el salto de pensar en el cambio a tomar medidas para ajustar tu manera de comer puede ser difícil y puede tomarte tiempo. Quizás al saber las ventajas y beneficios así como las desventajas  te puede ser útil. Pero piensa en esto como premisa: ¿Cómo sería mi vida si cambio mis hábitos alimenticios?

Mira las listas de ventajas y desventajas a continuación. Y compara las ideas que sean verdad para ti. Piensa en los factores que son importantes para ti.

Ventajas de una Alimentación saludable

  • Tienes más energía.
  • Mejoras tu salud.
  • Reduces el riesgo de problemas de salud.
  • Mantienes un peso saludable.
  • Te sentirás orgullosa de ti misma.
  • Serás un ejemplo para amigos y familiares.

Desventajas de una Alimentación saludable

  • Quizás gastes más dinero y tiempo en comida.
  • Tendrás que cocinar más a menudo en casa.
  • Necesitarás evitar comer menos de los alimentos que amas.
  • Necesitarás comprar diferentes alimentos.
  • Tendrás que convencer a tu familia de que todos tienen que comer alimentos más saludables.

Ventajas de tener Actividad física

  • Mejoras tu salud.
  • Reduces riesgo de problemas de salud graves.
  • Te sentirás mejor contigo misma.
  • Fortalecerás tus músculos.
  • Dedicarás tiempo a una actividad que te divertirá y distraerá.
  • Tomarás tiempo para cuidarte.
  • Harás nuevas amistades.
  • Tendrás más energía.
  • Mantendrás un peso saludable.
  • Te convertirás en un modelo para otros.

Desventajas de tener Actividad física

  • Hay que apartar un tiempo para hacerlo.
  • Demanda energía.
  • Vas a sudar.
  • Te sentirás autoconsciente.
  • Estarás pendiente de tu salud.
  • Podrías lastimarte.
  • Si no eres buena en ser activa.
  • Quizás no sabes que hacer.
  • Hacerlo sola porque no tienes a nadie que te acompañe.
  • No te consideras joven o crees que estás bien físicamente.

Recuerda que no se trata de complicar tu vida sino de disfrutar cada cambio que hagas, no debes verlo como algo gigante o difícil de hacer. Como alguien dijo una vez, “¡hasta un elefante se puede comer por pedacitos!”.

Considera como un comienzo, tener actividad física por 7 minutos diarios. Lo cual está comprobado científicamente que es más que suficiente para mantener tu cuerpo en buena salud.

Mejorar tus hábitos alimenticios te da más años de vida

hábitos-alimenticios-para-vivir-más

Uno de los hábitos de longevidad de la Reina Isabel II es una dieta saludable. Su alimentación se caracteriza por ser rica en vegetales verdes, contener pocos carbohidratos y baja ingesta de azúcar. Está comprobado que la obesidad reduce la esperanza de vida entre 3 y 10 años.  Además de ser factor de riesgo para diversas enfermedades.

Para mejorar tus hábitos alimenticios, no tienes que ser perfecta. No tienes que eliminar por completo los alimentos que te gustan, y no tienes que cambiar todo de una vez. Porque eso te puede conducir a hacer trampa o a renunciar a tu nuevo plan de alimentación.

No hay excusas

No hay excusas para tomar la decisión de mejorar tus hábitos alimenticios. Y para muestra un botón, la vida de Luisa Fernanda quien con determinación a la edad de 40 decidió prepararse en planificar una dieta saludable.

Yo le dije a Eva que quería conocerla personalmente y que me contara como fue su experiencia. Esta cita se dio en la casa de Eva en una tarde de compartir. Esa mujer es un ejemplo a seguir, como dice ella en lugar de un gran cambio drástico, lo mejor que pudo hacer fue dar el paso un día a la vez.

A medida que fueron pasando los días, sus pequeños cambios se convirtieron en hábitos y hoy en día disfruta de un buen físico, bienestar emocional y goza de buena salud y energía. Realmente no aparenta la edad actual que tiene que es 60 años.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

 

Referencias: