Descubre Como Vencer El Estreñimiento Con Este Fruto

Seguramente
habeis probado alguna vez el tamarindo, ¿Y quién no? Al menos lo habeis
escuchado o leído en alguna receta asiática exótica y provocativa. Este fruto,
cuyo nombre en la botánica es Tamarindus Indica, pertenece a la familia de las
fabáceas, crece en un árbol muy alto a pesar de que sus parientes son los
chícharos y los frijoles.

Su sabor es
deliciosamente ácido con una breve nota dulce, riquísimo en las diversas
preparaciones en las que entra, desde una sencilla y refrescante agua de
tamarindo hasta salsas, culís, postres y ensaladas. Y además, es proveedor de
nutrientes que ayudan a prevenir enfermedades y sanar dolencias.

Hoy os hablo del
tamarindo ya que me vino este recuerdo de verme de niña tomando un vaso de agua
de tamarindo en casa de mi abuela una tarde cuando me encontraba malita pues el
estreñimiento me tenía varios días incómoda, malhumorada y con algo de fiebre. Al
rato logré ir al baño y el malestar fue cediendo.

Y es que el
tamarindo tiene propiedades laxantes, mucho más suaves que otros remedios
naturales y más sanos que los preparados industrialmente. Así encontré a una
vieja amiga, malhumorada y con fiebre, malestar producido por el estreñimiento,
sin perder tiempo le dije que le prepararía una infusión de tamarindo y más
efectivo que el agua fresca.

Se lo bebió,
frunció un poco el ceño por la acidez (ups, olvide endulzarlo…pero bueno), al
rato me comentó que se sentía mejor, la temperatura estaba bajando sin embargo
aún no lograba dejar en el WC las toxinas acumuladas en su intestino, en la
noche tomó otra taza de infusión (esta vez sí le agregué una cucharada de miel
de abejas). Es así como decidí hablaros hoy del tamarindo.

A ver, ya os voy
a contar entonces de esta simpática legumbre que crece en lo alto de un
frondoso árbol.

tamarind-leaves-533235_960_720

Propiedades del tamarindo

El tamarindo,
para quienes son nativos o habitantes de las regiones tropicales, es un sabor
presente en la infancia, sobre todo por la refrescante agua de tamarindo, una
bebida usual en los climas cálidos que además de calmar la sed tiene
propiedades digestivas.

Es originario de
África desde donde salió  al Asia
misteriosa y se cultiva como algo propio, también es muy popular en la América
tropical. Su nombre proviene del persa “tamar-I-hind”, que quiere decir “dátil
de la India”, se le llamó así por su parecido con la fruta de la palmera pero
su sabor es totalmente opuesto.

Además de calmar
malestares estomacales, el tamarindo es útil para bajar la fiebre, calmar el
dolor de garganta, las molestias del reumatismo, inflamaciones e insolaciones,
con las hojas y flores hervidas y machacadas se prepara una cataplasma
recomendada para tratar inflamaciones en las coyunturas, desgarres musculares,
hemorroides, conjuntivitis y bullidos.

¿Y qué contiene el tamarindo?

Examinemos al
tamarindo molécula a molécula, sabemos que contiene polysaccharides sin
almidón, esta sustancia se une a la bilis segregada por nuestro cuerpo para
ayudar a sacar los residuos acumulados en el colon, evitando que éstos se
peguen y ocasionen obstrucciones intestinales que a la larga pueden desembocar
en cáncer de colon.

En cada 100g de
tamarindo encuentras 35% de hierro, 23% de magnesio, 36% de tiamina y 16% de
fósforo, justo lo recomendado para nuestra nutrición diaria. En menor cantidad
pero no menos importante posee niacina, vitamina C, calcio, cobre y piridoxina.

Otro secreto del
tamarindo son los altos niveles de ácido tartárico que contiene, lo que da ese
punto de sabor tan característico a la fruta y tiene un gran poder
antioxidante.

¿Creíais que era
todo?, no amigos, en el tamarindo se ocultan otros fitoquímicos como el
limoneno, el geraniol (con un suave olor a rosa), el safrole (aceite natural)
ácido cinámico, metilo salicato, pirasina y alkylthiazoles. Y el tamarindo es
una vaina que contiene dos o tres semillas cubiertas por una delgada y pegajosa
pulpa, no es tan grande, pero definitivamente un compacto de salud.

Contra la diabetes y otros males

En la medicina
tradicional y natural se ha utilizado el tamarindo para combatir la diabetes y
la obesidad, es por eso que científicos botánicos, médicos e investigadores
farmacéuticos han examinado el extracto de la semilla, encontrando que sus
polifenoles y flavonoides aumentan la extracción de la glucosa en los
pacientes. Definitivamente es un gran anti-diabético.

Y en otros
estudios, pues este exótico y acidulado fruto tropical no deja de sorprender,
encontraron que es efectivo contra la diarrea (a pesar de ser un suave
laxativo), la disentería, las infecciones causadas por parásitos, gonorrea y
enfermedades de los ojos.

Los extractos
obtenidos del tamarindo han recogido felicitaciones por su acción anti
microbiana, anti venenos, malaria y asma.

El Geraniol

El geraniol, uno
de los fitoquímicos presentes en el tamarindo y que nombré unas líneas antes,
es una de las sustancias incluidas en la responsabilidad de suprimir el
crecimiento de tumores del páncreas en investigaciones y pruebas realizadas en
laboratorio, y sin afectar el nivel de colesterol en la sangre.

Los estudios
sobre el geraniol continúan, y todo apunta a la fabricación de un medicamento
efectivo para la prevención y tratamiento del cáncer de páncreas.

El Tamarindo en la cultura popular

En todos los
pueblos tropicales donde crece y se consume el tamarindo existen creencias que
lo convierten en parte de la cultura popular. A ver, los niños de algunas
regiones del caribe se ponen a prueba comiendo unas bayas de tamarindo
soportando su ácido sabor, “el que frunza el ceño pierde”, suelen decir.

También se le
conoce como un excelente remedio para los males del hígado, y es frecuente
escuchar la frase “bebe unos vasos de refresco de tamarindo para limpiar o
refrescar el hígado”, lo recomendaban mucho a las personas bebedoras de licor,
“nada como una vaso de tamarindo en ayunas para limpiarte el hígado”.

Entre otras
curiosidades del tamarindo, te comento que es uno de los ingredientes
principales de la salsa Worcestershire, o salsa Inglesa, cuya receta se basa en
la pulpa del fruto, vinagre y azúcar.

Y ahora os voy a enseñar a hacer una receta fácil, deliciosa
y saludable con este ingrediente estrella.

Aderezo De Tamarindo

¿Qué vais a necesitar?

  • La pulpa de 10 tamarindos
  • Una taza de azúcar morena
  • Una pizca de sal y canela en polvo

¿Cómo lo vais a hacer?

Coloca la pulpa
en un vaso de agua hirviendo, cuando comience a deshacerse agrega el azúcar,
remueve suavemente, añade la pizca de sal y canela. Baja el fuego a medio y
continúa removiendo hasta que alcance una consistencia melosa.

Esta preparación
es perfecta para aderezar hamburguesas veganas, les da un toque exótico y ligeramente
ahumado.

En fin, luego de
dar el agua de tamarindo, adecuadamente endulzada a mi amiga, me fui a casa y
en la mañana me llamó muy contenta, había logrado ir al baño en la madrugada y me
contó que se sentía aliviada y libre de pesares intestinales. Me dijo que la
anotaría incluiría en un libro de recetas saludables que estaba escribiendo.

Si te ha gustado
mi artículo Gracias por demostrármelo
dándome un Like y compartiendo. Si
quieres saber cuándo doy una charla en vivo cerca de donde tú vives, entra con
tu nombre y correo electrónico en la parte superior de esta página. Además de
recibir mi Guía de Salud Gratuita, sabrás cuando puedes verme en vivo y como
siempre, sin coste alguno, ya sabes que este blog es educativo y sin ningún fin
de lucro.

Referencias: