Busca artículos de Interés aquí

Suscríbete a nuestra lista

11 Pasos Para Mejorar Tu Intestino Irritable Causado Por El Estrés

Hace un mes en uno de los partidos del equipo de futbol de mi hijo pude entablar conversación con una joven mujer y note que de vez en cuando ponía su mano sobre su abdomen y fruncía el ceño, lo que me llevó a consultarle si estaba pasando por algún problema físico.

Me dijo que sufría de intestino irritable ya hace unos años y estaba en un fase de estreñimiento y los gases le estaban causando mucho dolor; anteriormente he tratado estos casos y se consigue mucha mejora al intervenir en la parte emocional, por lo que le pregunte si no había notado la presencia de un factor estresante antes o durante los episodios de su padecimiento.

Todas las personas con este síndrome deben cuestionarse si este no está ligado a episodios de estrés en su vida ya que el cuerpo y la mente están interconectados.

Por lo que si padeces de síndrome de intestino irritable o sabes de alguien que sí, te invito a conocer más de la interacción del intestino y el cerebro y como esto ser el causante del problema de intestino irritable.

¿Qué es el síndrome de Intestino Irritable?

El síndrome del intestino irritable es un trastorno que lleva a dolor abdominal y cambios en el funcionamiento del intestino, sus síntomas habituales son dolor abdominal, gases, cesación de llenura, distención abdominal y cambios en los hábitos intestinales (diarrea o estreñimiento).

¿Por qué se relaciona el Síndrome de Intestino Irritable con el Estrés?

Las razones por las cuales se presenta el síndrome de intestino irritable no están claramente definidas pero puede ocurrir después de una infección intestinal o presentarse en personas susceptibles al estrés.

Esto último se debe a que el intestino y el cerebro están conectados mediante señales hormonales y nerviosas,  por lo que el cerebro influye directamente en el funcionamiento intestinal. En situaciones de estrés los nervios están más activos lo que puede provocar que los intestinos estén más sensibles y se compriman o se contraigan más a menudo.

Esta conexión entre el intestino y el cerebro esta desde el mismo desarrollo embrionario ya que el intestino y el cerebro se desarrollan en la misma parte
del embrión humano. Razón por la cual el tracto gastrointestinal cuenta con un alto porcentaje de terminaciones nerviosas.

¿Por qué algunas personas se ven afectadas que otras?

Durante una reacción de estrés el sistema nervioso se prepara para afrontar un reto haciendo que las ideas se procesen más rápido, ocurra tensión muscular, sudoración, palpitaciones, falta de aire y dolores abdominales. Esto es totalmente normal el problema está cuando estas reacciones son muy constantes o prolongadas o las personas son más susceptibles al estrés.

Aun no se determina porque razón unos son más sensibles corporalmente que otros pero puede estar influenciado en ciertos casos por padres que evitan que su hijo haga frente a situaciones estresantes haciendo que este no desarrolle habilidades para manejar el estrés.

Otras teorías plantean que ciertas personas están más alertas a lo que sucede con su cuerpo, se alarman ante reacciones de este y son menos capaces de expresar sus emociones principalmente influenciados por antecedentes de enfermedades graves, abandono emocional y casos de abusos en la infancia.

Lo cierto es que si la persona por cualquier razón es más sensible a las reacciones de su cuerpo se encuentra en riesgo de desarrollar los síntomas del síndrome de intestino irritable bajo circunstancia estresantes.

beautiful-7149f9f554e5fe

¿Qué hacer para mejorar la enfermedad?

Si consideras que tu problema de Intestino irritable está influenciado por reacciones de estrés o ansiedad (que es el estrés que continúa después de que el factor o situación estresante ha desaparecido convirtiéndose a una patología) debes tomar en consideración las siguientes recomendaciones para mejorar tu calidad de vida:

  1. Prioriza tus actividades; decide qué cosas tienes que hacer primero y cuáles pueden esperar.
  2. Lo saludable es clave en este proceso, tanto para mejorar como para prevenir, por eso es recomendable practicar actividades físicas y comer alimentos saludables.
  3. Aprende a reconocer tus emociones y respuestas corporales ante el estrés.
  4. Lleva un diario por uno o dos meses que te ayude a identificar las situaciones que provocan tu respuesta ante el estrés.
  5. Ya determinadas las situaciones que te generan estrés trata de evitarlas.
  6. Aprende nuevas técnicas que te ayuden a manejar y disminuir tu vulnerabilidad ante estas situaciones que te son estresantes.
  7. Entrénate a reducir las respuestas del estrés a través de la relajación en imaginación o progresiva y ejercicios respiratorios.
  8. Únete a un grupo de apoyo para ayudar a resolver tus problemas y compartir las soluciones.
  9. Reconoce tus emociones y habla de ellas con tu familia y tus amigos.
  10. Si tienes un problema emocional como depresión o ansiedad que empeora tu intestino irritable busca ayuda profesional en un psicólogo o un psiquiatra, de preferencia uno con experiencia en Síndrome de Intestino Irritable y que trabaje con tu médico.
  11. Todos requerimos de tiempo de calidad con nosotros mismos, para ello dedica tiempo para relajarte y hacer actividades que disfrutes.

El síndrome de intestino irritable suele ser un padecimiento molesto que afecta la esfera global de funcionamiento de quien lo padece, sin embargo muchas veces para encontrar la solución o mejora de un problema hay que buscar su punto de partida que en este caso suele ser la falta de habilidad para tratar situaciones estresantes o la susceptibilidad a estas.

Por lo que aprender a manejar el estrés parece ser una herramienta muy eficaz; este lunes en la mañana recibí una llamada de la joven con la que hable en el partido y me dijo que se tomó un tiempo para evaluar su padecimiento y que tenía razón ya que por lo general se le presenta durante situaciones de estrés o posteriores a estas, por lo que le recomendé leer este articulo y seguir las recomendaciones.

Si te ha gustado mi artículo Gracias por demostrármelo dándome un Like y compartiendo. Si quieres saber cuándo doy una charla en vivo cerca de donde tú vives, entra tu nombre y correo electrónico en la parte superior de esta página. Además de recibir mi Guía de Salud Gratuita, sabrás cuando puedes verme en vivo y como siempre, sin coste alguno, ya sabes que este blog es educativo y sin ningún fin de lucro.